El ‘sabor’ de los parques | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:31 pm

El ‘sabor’ de los parques | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-01 05:00:00

El ‘sabor’ de los parques

Los tradicionales ‘raspaos’, los algodones de dulce, las obleas, los mangos, las mazorcas asadas, las rosquillas de azúcar, los churros de carne de res y, por supuesto, las fritangas hacen parte del menú que cada domingo saborea la familia bumanguesa en los parques de la Ciudad Bonita.
El ‘sabor’ de los parques

Así estén deteriorados, estos escenarios son acogedores puntos de encuentro de familias y amigos, quienes comparten y gozan de variados certámenes culturales y artísticos, así como de actividades lúdicas.

Un domingo en un parque es una especie de ‘pasabocas’ de alegría, ocio, música y diversión.

Lo anterior sin contar que gracias a sus parques, Bucaramanga es considerada como el ‘pulmón’ verde de Colombia. Dicen quienes llegan de otras partes del país que, por estas áreas de sano esparcimiento la capital agrada a la vista, enamora y, por supuesto, es muy fácil de querer.

Vanguardia Liberal, en su sección el Foto-Reportaje de la Semana, les rinde hoy un homenaje a los llamados domingos de parque y a todo el ‘sabor’ que ellos representan.

VOZ DEL EXPERTO
alvaro vecino / Director Ejecutivo de la Fundación Participar

La tradición cristiana nos dejó el domingo como día de descanso, después de una semana de trabajo.

Un día para estar en familia, reflexionar, asistir a la iglesia y después caminar por el parque con despreocupación, disfrutar un helado y hablar con los amigos mientras los niños jugaban y corrían libremente.

De esta tradición nos queda la experiencia lúdica del ‘No-Trabajo’; es decir aquella situación en que la acción humana se entrega libremente al placer de la compañía familiar, el disfrute del otro, del ocio y del juego en un espacio abierto que da la sensación de permanecer en un presente infinito, más allá de las limitaciones y angustias que  la racionalidad instrumental nos impone en el ámbito laboral, los otros seis días de la semana.

De manera desafortunada lo que la tradición nos dejó, otros nos lo quieren quitar: por un lado la inseguridad y por otro el descuido de nuestros parques, lo que nos conduce a los fríos centros comerciales donde dejamos de ser personas para convertirnos en clientes y consumidores de moda,  marca,  tiempo y lugar, sometidos a la dictadura de los precios.

Necesitamos volver al aire libre, caminar en el parque, hablar, cantar, saltar, reír, el espacio público nos hace iguales, nos pone cara a cara con el otro en lo que somos, en el ocio continuo, en los mundos lúdicos donde las máscaras desaparecen.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad