Jue Sep 29 2016
19ºC
Actualizado 08:27 pm

Supercomputación al servicio de la ciencia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-06-29 04:56:09

Supercomputación al servicio de la ciencia

Un acelerador de partículas gigante, que entrará en funcionamiento dentro de pocas semanas, permitirá a físicos de todo el mundo estudiar fenómenos subatómicos hasta ahora desconocidos.
Supercomputación al servicio de la ciencia

Mientras algunos afirman que el artefacto podría destruir el planeta o generar un agujero negro que devore el sistema solar, otros esperan con impaciencia los resultados de los experimentos, que prometen revolucionar la visión que hoy tenemos de nuestro Universo.
Por otro lado, la cantidad y complejidad de los datos estudiados será tal, que ninguna supercomputadora podría encargarse de ellos. Es por esto que se coordinará una red mundial de computadores para que los datos puedan ser analizados y, al mismo tiempo, conocidos en todo el mundo.

Después del ‘Big Bang’

El instrumento se llama “Large Hadron Collider”, o simplemente LHC. Se trata de un anillo de 27 kilómetros de extensión, ubicado 100 metros bajo tierra, cerca de Ginebra, Suiza. De hecho, es tan grande esta estructura, que una parte del anillo alcanza a cruzar la frontera con Francia.
Su función es recrear las condiciones en que se hallaba la materia justo después del ‘Big Bang’, y permitir a los equipos de físicos de todo el mundo que lo operan, estudiar las partículas más pequeñas conocidas, los componentes fundamentales de todo lo que existe.
Dentro del acelerador, dos rayos de partículas viajan en direcciones opuestas y a velocidades cercanas a la de la luz, con energías muy altas. Miles de magnetos superconductores de diferentes clases y tamaños son usados para guiar estos rayos.
En el momento de hacerlas chocar de frente, otra clase de magnetos es utilizada para incrementar las posibilidades de colisión. Las partículas usadas son tan pequeñas que la tarea de hacerlas estrellarse es tan difícil como hacer que alfileres disparados a 10 kilómetros de distancia se encuentren a mitad de camino.

¿Con la naturaleza no se juega?

tecnologiaDurante años ha habido preocupación por lo que pueda ocurrir con el uso del LHC. Mucha gente cree que por tratarse de un proceso similar al que ocurre en las bombas nucleares, un acelerador de partículas podría estallar de pronto y acabar con el planeta, aunque este temor no tiene fundamento científico.
Sin embargo, otras preocupaciones más sensatas se han presentado, y han sido motivo de estudio y controversia. La mayor inquietud que hay entre la comunidad científica es que el LHC haga cosas imprevisibles al llevar a cabo procesos nunca antes realizados por la naturaleza.
En 2003, un equipo independiente hizo un análisis sobre los puntos más delicados. El grupo oficial encargado de la seguridad del LHC revisó y confirmó este reporte más tarde. La conclusión final: “Aquello que va a hacer el LHC, la naturaleza lo ha hecho ya muchas veces a lo largo de la vida de la tierra y otros cuerpos celestes”.
Uno de los puntos más controversiales ha sido el de posibles agujeros negros microscópicos que estarían creándose en el anillo y que podrían ‘sorber’ el planeta entero.
El equipo de seguridad dice que las especulaciones sobre este tema se refieren a cierto tipo de partículas producidas por pares de protones que se estrellan, y que tienen la energía aproximada de un mosquito en vuelo. Los agujeros negros microscópicos son mucho más pesados que cualquier cosa que el LHC pudiera producir.
Pero aun si fuera posible que se crearan dichos agujeros negros diminutos dentro del LHC, todas las teorías dicen que se desintegrarían sin poder causar efectos macroscópicos. O sea, no tendrían oportunidad de engullir nuestro planeta.

Un computador mundial

tecnologiaLa cantidad de datos que suministrará el LHC en los experimentos será tal que ningún computador, por poderoso que fuera, podría almacenarlos y procesarlos todos.
Por un lado, originará cada año 15 millones de gigabytes de información para ser recopilada, y por otro, la complejidad de los procesos que habrá que hacerle a esta información, los haría casi interminables para un sólo ordenador.
La solución a este problema, que tienen muchas otras empresas e instituciones científicas, suelen ser los ‘clusters’: redes de computadores que trabajan juntos en un fin común.
Pero para el LHC un cluster no es suficiente. Por esta razón, una conexión mundial de clusters ubicados en diferentes lugares, como universidades y centros de investigación, se formará para procesar la información que el LHC arroje.
El proyecto se llamará ‘LHC Computing Grid’ (Malla de Computación LHC), y además de posibilitar el análisis de los datos, hará que los científicos alrededor del mundo puedan conocerlos y usarlos en sus propias investigaciones.
La idea es que personas o grupos independientes tengan acceso a la información del proyecto por medio de clusters en las universidades más importantes de su país, y así mismo tengan la oportunidad de aportar al proyecto general.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad