¿Qué hacemos con...Las aspiraciones de la gente? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-01 05:00:00

¿Qué hacemos con...Las aspiraciones de la gente?

Señor Presidente, regale a los colombianos lo que todos necesitan y quieren: diez nuevos canales de televisión, libérelos de ese “bipolio” que los obliga a ver programación extranjera.
¿Qué hacemos con...Las aspiraciones de la gente?

Dicen a diario “bienvenidos a” o “gracias” Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena. Parece que Bucaramanga, Neiva, Ibagué, Ocaña, Barrancabermeja, Santa Rosa de Simití y otras ciudades no existieran y que allí ni se compran ni se consumen los productos por ellos publicitados. Nunca se comenta nada en provecho de pueblos y regiones, los nombran sí para noticias desagradables, fuera de eso no lo mencionan.

/// Hagamos un país nuevo y unido, traslademos la Capital de la República a Marandúa, la sede del Congreso a Mocoa, las Cortes a Leticia. /// Es de no creer, vivimos en un país único: de la noche a la mañana desaparecieron los líderes, los grandes jefes políticos de recia personalidad y hombría, hábiles para la lucha y elocuentes en el verbo. Brilla solamente uno que tiene más enemigos que amigos, muchos desean su retiro y otras anhelan su continuidad. Nadie se atreve a oponérsele y quienes aspiran al Solio de Bolívar esperan su bendición.

A última hora aparecen dos candidatos: Garzón y Fajardo, varones corajudos y resueltos a hacer la brega y darse la pela para llegar a Palacio. /// Es broma, pero no sería extraño que sea tenida por cierta la afirmación de algunos historiadores: cuentan que don Juan Sámano, último Virrey, enterró en Barrancabermeja, a orillas de una de las tantas ciénagas, el gran tesoro que sacó de Bogotá en su rápida huida. Se creía seguro de regresar victorioso, cargó con quienes lo acompañaron. Don Juan murió en Panamá en 1820 y quienes compartían su secreto fueron fusilados en Cartagena. Cierto o no, el cuento tiene su importancia. /// Barramejos: Uds. suman muchos votos, no acepten imposición de listas foráneas, ni de políticos resabiados que les han hecho daño. Elijan gente de su tierra y con méritos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad