Publicidad
Mié Mar 22 2017
21ºC
Actualizado 09:58 pm

Democracia, simple ilusión | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-05 05:00:00

Democracia, simple ilusión

En teoría, la democracia debería ser un sistema estructural que permitiera a la sociedad el bien común de sus miembros a través de diferentes mecanismos de participación donde el deseo ciudadano fuera comprendido y seguido por un organismo sólido y responsable (Estado), encargado de crear un sistema de leyes, brindar seguridad y protección, mantener el orden público e invertir en el desarrollo en general: en ámbitos como la salud y la educación.
Democracia, simple ilusión

Sin embargo, este gran invento griego, controlado por la ambición de poder y dinero de una parte de la población, ha estado caminando por varias décadas por un oscuro sendero, originando múltiples y complejas problemáticas.

La oscuridad de la democracia la ha tornado en contra de la honestidad, el pluralismo y la equidad.

La crisis democrática en Colombia y otros países está basada en muchas razones, pero hoy quiero basarme en una específicamente, y es la profunda ignorancia de los ciudadanos frente al verdadero significado de un sistema democrático. Considero que enseñar el significado de una sociedad democrática, es el mayor desafío de nuestro país. La Colombia de ahora, la que va a progresar y a prosperar, debe abandonar el concepto de democracia como una jornada electoral. Mientras esto continúe, la democracia será una falsa promesa, una simple ilusión eterna. Una serie de elecciones no constituyen una democracia real, participativa y constructiva. Una democracia verdadera requiere de un espíritu colectivo de compromiso, de compartir valores y propósitos comunes, de integridad social y personal y sobre todo de un sentido de pertenencia por sí mismo, el otro y el territorio en que se convive.

La democracia es un proceso constante, donde el día del sufragio sólo representa un pequeño paso del proceso. Si se pretende abandonar el oscuro sendero que se recorre, es necesario que conozcamos nuestros derechos, que hagamos parte de las veedurías, que participemos de los congresos y los foros, que construyamos espacios para el debate y el diálogo con los gobernantes, que elijamos líderes incluyentes y que tengamos el valor y el coraje para adentrarnos en el mundo de la política.

Hacer política no es ser un concejal, un alcalde o un gobernador, no es repartir volantes y ni hacer parte de manifestaciones en plazas públicas. Hacer política, defender la democracia, es manifestarnos a favor del cuidado de los abandonados parques de la “Ciudad Bonita”, es movilizarnos en contra del clientelismo infame en época de campaña, es exigir inversión social, es contribuir a la gestión pública vigilando la utilización de los recursos y criticar constructivamente los errores cometidos por los gobiernos.

La democracia en nuestro país es una ilusión que necesita de una sociedad civil responsable y participativa para convertirse en una realidad sólida y duradera.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad