Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:10 am

Órdenes y exigencias | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-05 05:00:00

Órdenes y exigencias

Yiyo y Memín, son los mandamases de la tenebrosa “oficina de Envigado”, que estuviera al mando de Don Berna, quien los llamaba sus hijitos. El presidente, hace ocho días, con relación a ellos le dijo al general Dagoberto García: “acábelos y por cuenta mía, no se preocupe mi general”.
Órdenes y exigencias

Diego Fernando Murillo, o Don Berna, es uno de los catorce paramilitares extraditados a los Estados Unidos, donde serán juzgados por narcotraficantes, pero no tendrán cargos por homicida ni por desaparecer a sus víctimas.

Hebert Veloza, otro paramilitar próximo a ser extraditado, confesó que su organización, cometió al menos tres mil asesinatos y desapariciones.

Será procesado por narcotráfico.

Entregó a la Fiscalía nueve mil archivos de Carlos Castaño y declaró sobre la complicidad de empresarios, políticos y miembros de la fuerza pública.

Estos personajes, anteriormente mencionados, son solo una parte de nuestra historia criminal asociada con proyectos orientados a controlar el poder en Colombia.

Recibirán penas infinitamente menores a lo que sus fechoría ameritan.

Otros, que ya recorrieron el camino, que ellos inician en el norte del continente, ya están libres, entregaron y conservaron grandes cantidades de dinero, y gozan de nueva identidad.

El gobierno, en una opereta, efectista para la galería, hasta ahora se da cuenta de la suavidad en el trato a sus extraditados y anuncia una “exigencia” de severidad, al gobierno americano.

Recibirá la respuesta sabida de la separación de poderes y de la autonomía de la justicia americana.

En tanto, no ha respondido, la solicitud de la Corte Suprema, sobre los motivos de extradición por narcotráfico, a quienes en Colombia, estaban siendo juzgados por masacres y desapariciones.

Se sabe que la Corte Penal Internacional, no tiene jurisdicción en Estados Unidos y en Colombia sí.

Hasta donde yo entiendo, un presidente en Colombia, no puede ordenar acabar a nadie, su obligación es la de ordenar la captura de los criminales para ponerlos a orden de la justicia colombiana.

Y en cuanto a exigir al gobierno americano, suena a chiste, cuando Bush ha declarado el 20 de julio, que nuestro mandatario “ha hecho lo que le hemos pedido y más”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad