Publicidad
Publicidad
S√°b Dic 3 2016
22ºC
Actualizado 04:57 pm

El hombre que doblegó a un tirano | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-08 02:18:19

El hombre que doblegó a un tirano

Hace 20 a√Īos, en junio de 1989, un hombre se enfrent√≥ a un ej√©rcito y con un gesto casi casual de su brazo, lo derrot√≥. Grabada en fotograf√≠as y videos de cuatro reporteros que alcanzaron a captarla a pesar de la prohibici√≥n oficial, la escena qued√≥ marcada como uno de los m√°s grandes √≠conos de la historia pol√≠tica y social contempor√°nea.
El hombre que doblegó a un tirano

Ocurrió en los alrededores de la Plaza Tiananmen, en la vía que tiene, para el caso, el irónico nombre de Gran Avenida de la Paz Eterna, en Pekín, y los antecedentes son los de la represión a sangre y fuego de una manifestación de estudiantes, obreros y campesinos, que querían expresar su desacuerdo con las políticas excesivamente rígidas del gobierno comunista.

El movimiento popular, que propendía por esquemas democráticos de participación y denunciaba la corrupción en el gobierno de Deng Xiaoping, se ubicó en la Plaza Tiananmen y desde allí capturó la atención de varios medios internacionales de prensa.

Las protestas se intensificaron y agotaron el exiguo margen de tolerancia del l√≠der chino, que en la noche del cuatro de junio envi√≥ a Tiananmen sus tanques, a los que no les import√≥ pasar literalmente por encima de los estudiantes que dorm√≠an en tiendas de campa√Īa ubicadas en la gran Plaza, mientras cientos de soldados con bayonetas daban muerte a otros manifestantes.

La Cruz Roja China estim√≥ que s√≥lo en ese embate, los militares dieron muerte por lo menos a 2.600 manifestantes, aunque otras fuentes elevaron el c√°lculo a 4 mil y a no menos de 10 mil el n√ļmero de heridos.

Con ese saldo tenebroso amaneci√≥ Pek√≠n el 5 de junio, el d√≠a en que un hombre, a pocos metros de donde a√ļn yac√≠an los cuerpos de lo que se llam√≥ la masacre de Tiananmen, se par√≥ frente a una fila de cuatro enormes tanques y los detuvo s√≥lo con su cuerpo y el gesto t√≠mido, pero determinado, de su brazo.

Del valor de este joven y de la fortaleza del s√≠mbolo que all√≠ se configur√≥ habla la historia: ¬ĎEl hombre del tanque¬í, es el mote que se le dio a este chino, de quien nunca se supo su identidad, ni su suerte y que finalmente salv√≥ su vida porque la multitud, que a√ļn aturdida se encontraba en la plaza de Tiananmen, lo rode√≥ hasta mezclarlo con todos y permitirle escapar.

Este gesto de heroicidad y dignidad, se convirtió en un ejemplo de tal poder, que hoy, dos décadas después, el mundo entero recuerda el día en que un hombre doblegó a un tirano y, además de detener los tanques, atajó una de las matanzas más despiadadas de que se tenga noticia en la historia china y mundial, cuando de reprimir manifestaciones populares se trata.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad