Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 10:55 am

Los muchachos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-11 05:00:00

Los muchachos

Los muchachos

Ellos son fogosos, sobretodo para muchas cosas que no son buenas, pero perezosos para el compromiso, el sacrificio y la virtud.  También su vitalidad expresada en su vida con un gran dinamismo, alegría, movimiento, bullicio, bacanería y llevando una vida “a lo bien”.  Estas particularidades y otras, mal entendidas en muchas ocasiones por los adultos, son maravillosas, especiales, siempre y cuando las manejen correctamente.

En oportunidades su mismo dinamismo y fogosidad les lleva a olvidarse que en la vida como dice el libro del Eclesiastés (3,1-11) hay tiempo para nacer, para morir, para plantar, para cosechar, para curar, para destruir, para construir, para llorar, para reír, para estar de luto, para hacer fiesta, para odiar, para hablar, para callar, para amar, etc. Si todo esto se entiende, se puede vivir dejando huellas de amor y morir tan dignamente, que esas huellas sean seguidas por otros.

Pero especialmente los muchachos de hoy son también curiosos. Esta curiosidad los lleva a apartarse de la instrucción de sus padres, a confiar en sus fuerzas, en su juventud a decir “nadie puede contra mí”. Esto los asoma a un mundo lleno de ofertas en una sociedad de consumo que los consume, los seduce, los deslumbra y como dice el libro del Eclesiástico (4,11-31) pierden la sabiduría, se apartan de la vida, desobedecen a sus padres, se unen al mal y hasta llegan a confiar en sus propias riquezas y algunos más atrevidos desafían a Dios diciendo (5, 4) “pequé, y nada me ha pasado), por eso siguiendo los lineamientos del hedonismo moderno, sólo buscan satisfacer sus deseos carnales, “comiendo y bebiendo” y buscando la muerte, experimentándolo todo para tratar de vivir en la onda con lo poco o mucho que saben.

Esta sociedad tiene para los muchachos una avalancha de información especialmente a través de la Internet, la cual muchos jóvenes no alcanzan a discriminar, a filtrar y a escoger entrando en senderos peligrosos ya que hay mucha información pero poca formación.    

Otra característica que lleva a nuestros muchachos a sucumbir frente a los peligros de esta sociedad hedonista y light es su inexperiencia. Los jóvenes son inexpertos totales porque están en proceso de formación, aunque a veces alegan que se las saben todas, discuten y presumen queriendo dominarlo todo pensando que los otros son los equivocados.

Frente a esta realidad es necesario que los adultos no sigamos utilizándolos como instrumentos y aportemos soluciones a corto, mediano y largo plazo.
¡Ah! Y llegaron las vacaciones.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad