Improvisaciones: | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-11 05:00:00

Improvisaciones:

Demasiados problemas debe paliar el titular del poder ejecutivo, pero el que mayores dificultades le genera es el responder por los actos de sus colaboradores cuando tozudamente se obstinan en hacer más demagogia que en dar soluciones concretas a los innumerables problemas que aquejan al país.
Improvisaciones:

Es la situación de muchos ministros, bajo cuya responsabilidad casi directa, se han emprendido programas de necesidad y conveniencia incuestionables pero que han resultado un fracaso por el afán de figuración, por el arrebato de querer mostrar y especialmente por la improvisación, sello que caracteriza a los ineptos y que se convierte en la premisa del fracaso anunciado. Muchos proyectos han sucumbido cuando la necesidad de que funcionen es inminente. Recordamos algunos como el PILA, la expedición de la nueva cédula de ciudadanía, el traumático RUNT y la Nueva EPS, entre muchos. Son los mandos medios los directamente responsables, pero la responsabilidad asciende en la jerarquía y llega necesariamente al Presidente.

Sabemos adem√°s que todo el andamiaje de la administraci√≥n p√ļblica obedece al tr√°fico pol√≠tico de influencias y al mercado del puesto, lo que injerta peligrosamente en el sistema a los ineptos y corruptos, elementos inamovibles que se convierten en el virus del Sida de la administraci√≥n p√ļblica y que solo erradic√°ndolos y eliminando toda posibilidad de acci√≥n a su cepa, ser√≠a posible devolverle a dicha administraci√≥n su verdadero rol en nuestra vida pol√≠tica. Quienes improvisan y se les tolera prohij√°ndolos, son los ineptos que tanto da√Īo le hacen al pa√≠s y a los ciudadanos de a pie, pero que se ocultan con t√≠tulos muchas veces falsos, con sobornos hacia sus superiores, desde la lisonja hasta la coparticipaci√≥n de cantidades de dinero exorbitantes, mediante procedimientos que no dejan rastro alguno para su investigaci√≥n porque adem√°s de corruptos son verdaderos maestros en la estafa estatal.

Y mientras muchos se amparan en la cómica Carrera Administrativa para enquistarse en la continuidad de la comisión de estos delitos, el país se debate en la imposición de cumplir disposiciones para las que no hay un procedimiento expedito, sino a través de celestinos calanchines. ¡Pobre Presidente!

 

Escritor Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad