Publicidad
Vie Mayo 26 2017
26ºC
Actualizado 02:30 pm

¿Una obra tan necesaria como “encantada”? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-12 05:00:00

¿Una obra tan necesaria como “encantada”?

Una de las obras civiles que más necesita y anhela el nororiente colombiano, es el volver realidad una carretera digna que una a Bucaramanga con Cúcuta. Por ella han luchado denodadamente los santandereanos a lo largo de las últimas décadas y le han buscado soluciones a cuanto problema encuentran los técnicos y el gobierno central de turno.
¿Una obra tan necesaria como “encantada”?

Enumerar las posibles soluciones propuestas para cristalizar la idea de unir a nuestra capital con la frontera colombo venezolana, no es tarea fácil. Traemos a la memoria el proyecto de carretera por el alto de El Escorial; la salida por Piedecuesta Sevilla; la doble calzada de la vía que actualmente está trazada, para citar solo tres de las últimas y más persistentes propuestas que ha habido al respecto. Y siempre que toma vuelo una idea y se le da solidez, algo actúa y deja todo como está, es decir, en la misma angosta y azarosa vía que en forma insuficiente presta actualmente el servicio.

Hace poco el Ministerio de Transporte adjudicó el contrato para construir la doble calzada entre Bucaramanga y Cúcuta por el trayecto en uso, obra que tiene un valor estimado de 295 mil millones de pesos. Cuando ello ocurrió, la región entera sintió alivio y miró hacia el futuro con optimismo, considerando que un viejo anhelo se volvería pronto realidad.

Pero los hechos son tozudos y nunca lo pensado sale como se anhela. Faltan cosas para que lo adjudicado se torne en realidad. Se desconoce cuál es su verdadero trazado, cuándo se iniciarían los trabajos y cuál es el cronograma de los mismos. Es decir, falta aún mucho para que lo luchado se cristalice.

Pero las angustias no terminan ahí. Ya es un hecho que la multinacional Swiss Re, la segunda reaseguradora más grande del mundo, la misma que ha cumplido la labor de reasegurar los riesgos que han existido cuando se construyen las grandes obras de infraestructura en Colombia, por los que las compañías constructoras deben tomar pólizas de seguros, se retira del país y de otros mercados del mundo ya que deja de reasegurar.

Eso en plata blanca significa que no hay certeza sobre quién reasegure las obras que integran la red vial que saque a Colombia del atraso en que está en materia de vías carreteables, aquello que tanto exige el desarrollo de nuestra economía.

Esa es otra consecuencia de los golpes que ha recibido el sector asegurador en el mundo por la crisis de la economía internacional, lo que ha obligado a que reordenen sus negocios y quienes pagan los platos rotos son las obras públicas de países como Colombia, pues esa decisión termina incidiendo en obras tan necesarias como la carreta Bucaramanga Cúcuta.

Ojalá la obra no tenga más demoras, sea posible realizarla, se salven los obstáculos y el unir a Bucaramanga con Cúcuta por una vía carreteable digna, deje de ser un objetivo “encantado”.          

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad