Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Síndrome del caudillismo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-12 05:00:00

Síndrome del caudillismo

Como un verdadero síndrome recorre el caudillismo todos los espacios de América Latina. Para algunos, es una sorpresa agradable, para los intelectuales, es una posibilidad atractiva y para los demás es el comienzo de épocas oscuras y peligrosas. Se manifiesta en populismo de derecha e izquierda, con comportamientos parecidos y resultados brumosos.
Síndrome del caudillismo

Tenemos el ejemplo del señor Chávez, quien predica un socialismo extraño, pegado del petróleo y marginado de la vieja izquierda veterana de luchas sindicales y alborotos nacionalistas. En Bolivia, enarbolando viejas tradiciones indígenas, especialmente la rectificación de la invasión española, el señor Evo Morales trata de afirmarse en el poder con bandazos ideológicos bajo la protección de la explotación del gas, con un ingrediente muy especial como es la gran corrupción que se apoderó en los últimos años del país andino.

En Ecuador, el señor Correa con arrebatos chauvinistas, une su pueblo y trata de formar un nacionalismo extremo, beligerante y peligroso. Hay otros países con gobiernos socialistas con bastante seriedad como Brasil y Chile. Argentina, con el tradicional populismo de derecha heredado del viejo peronismo, trata de organizar una especie de dinastía sin precedentes en la región.

Todos tienen un común denominador, como es el desprecio por las formas democráticas y el culto a la personalidad de los líderes carismáticos. Cometen excesos y los resultados no son muy tangibles y no superan a las viejas democracias. Pero indudablemente hay unas causas muy profundas para que esto ocurra.

En América Latina hemos avanzado notablemente en materia de libertades, por eso el capítulo de las “chuzadas” ha creado un verdadero pánico, pero en lo que respecta a la igualdad, estamos en un verdadero limbo social. Si las democracias no entienden este fenómeno, nuestra América volverá a las dictaduras, con un espectro muy peligroso, porque no son el resultado de “golpes de estado” sino que asumen el poder por medio del sufragio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad