Publicidad
Sáb Feb 25 2017
21ºC
Actualizado 06:16 pm

Disturbios tras cancelación del semestre en la UIS | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-12 03:00:07

Disturbios tras cancelación del semestre en la UIS

Lo que empezó ayer con una protesta masiva de estudiantes de la UIS mostrando su descontento por la cancelación del primer semestre académico del año en curso, terminó en un fuerte enfrentamiento entre los jóvenes y los miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios, en pleno centro de la ciudad.
Disturbios tras cancelación del semestre en la UIS

Los disturbios se registraron en la calle 36, frente al Parque Santander, pasadas las 2 de la tarde, con la intervención de un grupo de la Policía, acompañado por una tanqueta del Esmad y la posterior arremetida con varios gases lacrimógenos.

Pese a que la iniciativa de la fuerza pública logró despejar la carrera 23, que permaneció cerca de cinco horas cerrada por el mitin estudiantil, también logró levantar los ánimos y trasladó el enfrentamiento al Paseo del Comercio, donde los estudiantes respondieron lanzando pedazos de ladrillo y hasta una ‘papabomba’ al escuadrón del Esmad; además, rompieron vidrios de varias entidades bancarias que se encontraron a su paso.

De acuerdo con estudiantes que tomaron la vocería durante esta jornada, “la idea nuestra era continuar con los procesos pacíficos que veníamos realizando, sin embargo, hubo provocación y varios abusos físicos por parte de la Policía y del Esmad, que llevaron a que algunos compañeros decidieran responder a esas agresiones”.

De la misma manera, Dadán Amaya, otro representante, manifestó: “Desde esta mañana nos encontrábamos acá concentrados, sin ningún tipo de violencia, sólo mostrando pacíficamente nuestro descontento e inconformidad con lo que está sucediendo en la universidad, hasta que, de un momento a otro, decidieron atacarnos con agua y gas, afectando no sólo a los estudiantes, sino a las personas que se encontraban alrededor en ese momento. Fue un acto totalmente irresponsable”.

Sobre el operativo de recuperación del espacio, que desencadenó el posterior disturbio, Fernando Cote Peña, secretario de Gobierno departamental afirmó: “desconozco de los operativos policiales cumplidos en el día de hoy por la Policía Nacional.

No sé quién los ordenó. Es en razón a que desde las 2:00 p.m. hasta la hora de esta entrevista (8:30 p.m.) he estado dedicado a buscar una resolución pacífica y pronta a este conflicto de la toma de la catedral”.

Por su parte, el general Orlando Pineda Gómez, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, explicó que “algunos estudiantes, de manera arbitraria, obstaculizaron vías y generaron caos vehicular; cuando se les dijo que se retiraran, hubo resistencia y se presentó la confrontación. La comunidad me estaba reclamando sus derechos y libertades, uno de esos es lo referente a los corredores viales, actuamos a favor de la comunidad. La respuesta con gas y agua es un proceso normal para disuadir”.

El general Pineda afirmó que además de los daños en los vidrios de los tres bancos no registraron más inconvenientes.

Habla el rector

Jaime Alberto Camacho Pico, rector de la UIS, afirmó que “la decisión de cancelar el primer semestre de 2009 se tomó a raíz de los hechos de anormalidad académica que se vivía en la universidad desde hace dos semanas”.

De la misma manera, expresó que los hechos de ayer “lo entendemos como una acción natural de un grupo de estudiantes. Consideramos que no hay las condiciones para garantizar el desarrollo de un proceso académico con la calidad que estamos acostumbrados”.

Y agregó: “Sobre la solicitud de renuncia que expresan, lo que puedo decir es que me sometí a un proceso, a foros, a una consulta, y a la posterior decisión del Consejo Superior, quien al final me designó como rector. Fue legal, cumplió con los procedimientos establecidos”.

Ayer en la noche, el Consejo Académico manifestó estar realizando una reunión para analizar lo ocurrido y para determinar cómo será la jornada para los administrativos el próximo martes, día en el que regresarán a laborar.

NO SE DEBE CONFUNDIR LEGALIDAD CON LEGITIMIDAD: Gobernador HORACIO SERPA

“Como santandereano y como gobernante me preocupa muchísimo la cancelación del semestre, porque perjudica el normal desarrollo de la universidad y lesiona el interés de los estamentos educativos, empezando por el estudiantado.

Pienso que es urgente encontrar una solución adecuada a este problema que está adoptando características graves, pero que por ser grave requiere soluciones de fondo. Hay un problema de ingobernabilidad, falta de comunicación entre los estamentos y así es muy difícil que haya normalidad.

Para buscar la solución, hay necesidad de destaparse los oídos y quitarse la venda de los ojos y, como lo dije antes, ir al fondo de las cosas, llamando a la cordialidad, el entendimiento y el examen juicioso y responsable de la situación; todos debemos aportar y no seguir confundiendo legalidad con legitimidad y hago referencia al episodio que ocurrió en la última reunión del Consejo Superior, donde se llevó a cabo la reelección del rector.

No estoy de acuerdo con los desmanes ni con los hechos de violencia, ni con ningún acto ilegal, ni ninguna actitud que afecte a la ciudad y a la universidad. Si se quiere denunciar o protestar, deben utilizarse los canales y métodos que permite la ley y la democracia.

Estoy abierto a hacer lo que sea necesario para que se restablezca la normalidad, pero de ninguna manera asumiré el papel de convidado de piedra”.

Alumnos en la UIS tendrían que pagar otra vez matrículas

ÁNGELA CASTRO ARIZA
acastro@vanguardia.com

La cancelación del primer semestre del año en la Universidad Industrial de Santander, UIS, por parte de sus directivas, tiene una serie de implicaciones académicas, económicas e institucionales: el alumnado tendrá que cursar de nuevo las materias que estaba cursando, los padres de familia deberían pagar otra vez las matrículas y el prestigio de la institución, como tal, quedará en entredicho.   

Así lo explicó un experto en el tema, que pidió reserva de su nombre, quien precisó que la decisión del Consejo Académico de dar por cancelado el semestre (iniciado a finales de febrero) significa que el 50% de lo que se avanzó por parte de los 21 mil estudiantes de pregrado y posgrado se perdió, considerando que las notas carecerían de validez.

Desde el punto de vista financiero, la consecuencia probable es que el dinero que desembolsaron los padres o alumnos para el presente semestre en la UIS podría perderse, y sería necesario adelantar otro proceso de matrícula que representaría un enorme gasto para la comunidad educativa en general.

¿Daño fiscal?

A esto se le suma, en opinión de la fuente consultada por esta redacción, las obligaciones de tipo laboral, administrativo y de prestación de servicios que tiene el Alma Mater.

“Seguir trabajando a pesar de la cancelación del semestre, implica una carga onerosa, se puede incurrir en daño fiscal… unos 3 mil millones de pesos son los costos fijos que, mensualmente la universidad tiene que pagar por salarios, mantenimiento de sus instalaciones y servicios”, estimó.  

Adicionalmente, al experto citado por Vanguardia Liberal le preocupa el perjuicio institucional que conlleva que la UIS no responda de manera adecuada en el tiempo previsto con ciertos compromisos referentes a convenios con instituciones nacionales e internacionales, en materia de investigaciones, extensiones universitarias, consultorías o asesorías.

La medida adoptada, que calificó como drástica y equivocada, a su juicio está fundamentada en un error de procedimiento del Consejo Académico, figura de la cual no se había echado mano desde finales de los años 60.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad