El trabajo no es cosa de niños | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 08:30 am

El trabajo no es cosa de niños | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-13 21:35:23

El trabajo no es cosa de niños

(*) Tato trabaja en los semáforos. Él,  un pequeño de escasos 11 años, hace malabares con tres bolas de trapo, sólo para conseguir una que otra moneda de cualquiera de los conductores que hacen los pares obligados en los cruces de la avenida La Rosita y de la calle 45.
El trabajo no es cosa de niños

¡Claro! Eso no es suficiente para ganarse la vida. Por eso, Tato complementa su labor de ‘artista callejero’ con el difícil trabajo de recoger arena en las contaminadas aguas del Río de Oro. Esta labor, según las normas internacionales, es tipificada como una de las peores formas de trabajo infantil.    

Este menor ayuda con el sostenimiento de su casa, situada en los humildes albergues del barrio Convivir. Es obvio que no puede estudiar, entre otras cosas, porque su progenitora, además de ser madre soltera, es paralítica y no tienen cómo sostener ni a Tato, ni mucho menos a otros dos menores de edad que trajo al mundo.

Se ve dramático pero, lo peor es que es parte de la realidad que viven miles de niños en la capital santandereana. Nada más en lo que va corrido del año, las autoridades locales han detectado mil 333 chiquillos trabajando en condiciones infrahumanas.

La cifra, para los Comités Departamental y Local de Erradicación del Trabajo Infantil, se queda corta si se tiene en cuenta que centenares de niñas y niños  son utilizados por los propios padres de familia para el trabajo y el sostenimiento de sus hogares.

Luis Alejandro Rivero, director regional  del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, denunció que hay casos en los que los niños se ven obligados a cambiar libros y juguetes, por picos, palas, carretillas, zorras, casetas e incluso muchos son obligados a ejercer la prostitución.

Es tan grave la situación que, según el Icbf, se han conocido 51 casos específicos de menores que son obligados a trabajar en minas e incluso, como Tato, recogiendo arena en los contaminados afluentes del área metropolitana.

De manera adicional, cientos de niños trabajan como ayudantes de carga, vendedores de minutos de celular, auxiliares de carpintería y meseros. Otros son obligados a preparar límpido y a vender o entregar sustancias alucinógenas.

De acuerdo con el Director Regional del Icbf, “las autoridades están trabajando unidas para lograr bajar los índices del trabajo infantil”.

Según explicó, la campaña “todos los niños estudiando, ninguno de ellos trabajando” comienza a dar resultados, en la medida en que la sociedad está adquiriendo consciencia del problema y se ha propuesto colaborar con la erradicación del trabajo infantil”.

Resaltó la labor que cumplen en la ciudad entidades de asistencia a menores tales como Save The Children, Semillas de Ilusión, la Fundación Telefónica, Funprocep, la Alcaldía de Bucaramanga, la Gobernación de Santander y la Fundación Proniño, entre otras.

(*) Nombre alterado, por razones legales.

Niños mendigando

La Red de Trata de Personas también denunció que la ciudad se llenó de niños, niñas y adolescentes que pasan la mayor parte del tiempo en los semáforos y aceras pidiendo limosnas.

“Hay que tener en cuenta que el gran acto de generosidad que con relativa frecuencia muestran los bumangueses hacia los niños indigentes con la limosna, se convirtió en una nefasta práctica”, dijo Luisa García, trabajadora social.

Según la experta, “lo único que conseguimos al darles a los niños monedas, es llenar el bolsillo de los adultos que utilizan a estos menores para sacarles partidas”.

“Todo esto ha sido aprovechado por redes de traficantes que, como si se tratara de objetos, utilizan a los niños para pedir limosna. No tengo hoy cifras concretas, porque las estadísticas que manejamos se hacen desde el punto de vista de los reportes del trabajo formal; pero es obvio que al menos 100 niños han sido convertidos por los adultos en indigentes”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad