Lecciones que hemos aprendido | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Ene 16 2018
19ºC
Actualizado 08:21 pm

Lecciones que hemos aprendido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-14 05:00:00

Lecciones que hemos aprendido

Lecciones que hemos aprendido

Los economistas han progresado mucho en las últimas tres décadas para alejarse paulatinamente del criterio de racionalidad económica en el que se basan los modelos que todavía dominan su manera de mirar el mundo; y en Colombia hay aspectos del comportamiento económico que solamente se pueden explicar dentro de ese nuevo marco de referencia.

Un ejemplo de ello es que la gente prefiere dejar de ganar con tal de no pagar impuestos, aunque el resultado neto sea mejor después de haber pagado los impuestos. O como prima la contabilidad muchas veces sobre las finanzas. En la década de 1980, por ejemplo, cuando los bancos estaban agobiados por encajes e inversiones forzosas, se les permitió vender libremente esas inversiones para obtener liquidez.

El supuesto que motivó la medida era que los bancos podían aumentar su liquidez y los recursos disponibles para prestar sin tener que aumentar encajes o constituir nuevas inversiones forzosas. Aunque esta era una decisión lógica, los bancos prefirieron seguir colocando CDT.

Quizás lo hicieron porque no querían fomentar un mercado secundario de títulos del gobierno, pero principalmente porque no querían reportar pérdidas en sus estados financieros

La contabilidad y las finanzas no son disciplinas complementarias sino que les imponen a los empresarios criterios que pueden ser contradictorios.

Esto ha resultado ser mucho más común de lo que se pensaba, después de haber presenciado como algunas de las más poderosas compañías del mundo sacrifican año tras año valor en sus empresas para quedar bien en el papel. Ese comportamiento, llevado a extremos insospechados, ha puesto a Wall Street al borde de la ruina y ha convertido en burla las reglas de contabilidad y de diseminación de información.

Antes de las reformas que se iniciaron en 1974 era común que el escaso conocimiento económico y financiero del público se utilizara para mantener la ignorancia.

Los esfuerzos que se hicieron entonces para educar al público y la sugerencia de que los bancos revelaran las verdaderas tasas de interés fueron muy mal recibidos por el sistema financiero. Un destacado banquero se refería la tasa de interés efectiva como “el interés chiflis”, pero cuando unos jóvenes técnicos, creyendo que no entendía, lo pusieron a escoger entre una alternativa que le ofrecía una menor tasa nominal, cobrada por anticipado, y otra que le ofrecía una tasa nominal mayor, pero menor rendimiento efectivo, escogió la primera, sin titubear, y les dijo que no lo creyeran “tan pendejo”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad