Publicidad
Publicidad
Vie Dic 2 2016
20ºC
Actualizado 07:35 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-15 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

El titular del artículo revela por sí solo la falta de objetividad en la divulgación de la noticia, en la medida en que anuncia que el Concejo no está convencido de la propuesta de renovación urbana en un sector del barrio La Concordia, porque con semejante afirmación se asume equivocadamente que la posición del concejal, Celestino Mojica, es la posición del Concejo; lo cual evidentemente no corresponde a la verdad.
En efecto, la única voz disonante frente al proyecto de renovación fue la del mencionado concejal, quien sin argumentos serios formuló algunos cuestionamientos al proyecto, los que fueron contundentemente refutados por los profesionales que representaban a la Cámara de Comercio y que están trabajando en el desarrollo del Plan Parcial.

Este proyecto, que cuenta con el aval y apoyo del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial, tiene como perspectiva desarrollar 3.000 soluciones de vivienda donde actualmente existen 600, e implica de suyo una ambiciosa propuesta que redundará en beneficio de la ciudad y directamente de sus moradores, en virtud de su doble de condición de habitantes del sector y potenciales socios de este importante proyecto.
Además, se ignora deliberadamente las intervenciones serias y ponderadas de la mayoría de los concejales participantes, quienes destacaron la importancia del estudio a efectos de disponer de elementos de juicio que permitan valorar la conveniencia del proyecto de renovación urbana.
Dentro de las inexactitudes que se advierten en el texto en comento aparece la afirmación: “Vanguardia Liberal intentó conocer la versión de la Cámara de Comercio, pero no fue posible ubicar a uno de sus representantes”.
El comentario es tan deleznable, si se tiene en cuenta la circunstancia de que los voceros de la Cámara de Comercio estuvieron presentes durante toda la sesión del Concejo e hicieron allí una presentación extensiva del proyecto. En consecuencia, mal puede echar de menos su disponibilidad para explicar su posición cuando esta fue objeto de una amplia presentación.
Es lamentable que no se  informe con estricta sujeción a la verdad.

Juan Camilo Montoya

Violencia en las aulas

La violencia es un fenómeno social casi universal que se refleja en el mundo escolar y por tal motivo exige soluciones urgentes de parte de todas las personas y estamentos comprometidos con la educación, porque la situación es grave y se pueden aumentar los niveles de agresividad.
Algunas de las soluciones a la violencia en las aulas y fuera de ella son:
Volver al nombramiento en suficiente número de psicólogos y trabajadores sociales para que se encarguen de diseñar, orientar e implementar un programa de habilidades sociales y de vida con los estudiantes, padres de familia y docentes.
La iniciativa se adelantaría a través de talleres semanales por grupos de grado de acuerdo con las necesidades prioritarias.
Es necesario llevar a cabo una educación preventiva para que acepte la diversidad, aprenda a manejar situaciones de burla, de intimidación, de rabia, de agresividad, use una comunicación asertiva, resolver conflictos interpersonales etc.
Se busca que las citas que hagan las escuelas y colegios a los padres de familia tengan un soporte legal, con el fin de obligarlos a entrar en contacto con las directivas y maestros, se interesen responsablemente en los procesos formativos de los hijos y den buen ejemplo.
Mejorar la seguridad en los alrededores de las instituciones para evitarles riesgos a los estudiantes.
Involucrarnos todos en la corrección de las causas para lograr la convivencia en las instituciones.

Alfonso Prada García

El ramal de Guapotá

Con argumentos muy sólidos el gogernador de Santander, Horacio Serpa Uribe, defendió su gestión en el Congreso de la República en lo relacionado con la venta de la Electrificadora de Santander.
En este caso el Departamento quedó con más acciones de las que antes tenía en la empresa y además, un cuantioso remanente para inversión en obras de beneficio común.
Según se me ha dicho mandatario de los santandereanos, Horacio Serpa Uribe, tiene entre sus proyectos terminar la pavimentación del ramal carreteable que une a Guapotá con la central Oiba - Socorro.
Este  trabajo fue iniciado hace unos ocho años por los entonces “caminos vecinales” y sólo se pavimentó por razones más politiqueras que de servicio, un kilómetro de los ocho que tiene el tramo.
Tal hecho dejó frustrada la ilusión guapoteña de tener una entrada digna de sus ancestros.
Es hora de que la carreterita inaugurada hace 70 años, sea pavimentada y dejar de sufrir los percances que en épocas de lluvia imposibilita la entrada de los pequeños automotores.
Espero que el señor me prolongue la vida para ver ese ramalito viable en su desplazamiento y poder ir a Guapotá “a tomar guardiente, a humar gárrulo, a comer guacate y a decir guaputa”, como dijera el difunto General Pepe Rivas.

Luis Martín Parra Carreño

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad