La cacería de brujas de la Procuraduría | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-16 05:00:00

La cacería de brujas de la Procuraduría

¿A alguien puede parecerle sensato que se adelante una investigación contra Álvaro Uribe Vélez por supuestas componendas políticas suyas con el movimiento Taliban de Afganistán? El más apacible de los seres gritaría que esa acusación es una estupidez, que es pretender mezclar agua con aceite. Igual pasa, guardadas las proporciones, con la investigación que la Procuraduría adelanta contra el senador Jorge Enrique Robledo por imaginarios lazos suyos con las Farc.
La cacería de brujas de la Procuraduría

El que conozca quién es y qué piensa Jorge Enrique Robledo sabe que la más descabellada acusación que en su contra se puede hacer es señalarlo de tener lazos con las Farc.

A principios de los años 70 del pasado siglo Robledo era un estudiante de Arquitectura de la Universidad de los Andes, inquieto intelectualmente, que “no tragaba entero”, ni había ido a tal universidad a hacer vida social. Allí adhirió a la propuesta ideológica de Francisco Mosquera Sánchez y su obra cumbre: el Moir. Desde entonces ha seguido fielmente los postulados de ambos.

El Moir, a comienzos de los años 70 del siglo XX, públicamente manifestó que rechazaba la lucha guerrillera y la combinación de “todas las formas de lucha”. Eso fue un escándalo en la izquierda de entonces, varios movimientos lo estigmatizaron y sus seguidores fueron perseguidos sangrientamente por las Farc acusados de ser infiltrados de la derecha.

Desde entonces el Moir y las Farc han sido como el agua y el aceite. No solo tienen divergencias en materia de táctica y estrategia, sino irreconciliables contradicciones.

Pero ahora, con base en siniestros informes de “inteligencia”, se acusa a Jorge Robledo de tener componendas con las Farc, pese a que lleva 40 años rechazando la lucha armada.

Ese fue el método usado por el senador Joseph McCarthy a mediados del siglo XX en E.U. para perseguir a quienes no eran de derecha y se conoce como macartismo. La técnica es lanzar acusaciones falsas sobre alguien, despertar (en este caso) la solidaridad de quienes desean que haya una actitud enérgica contra las Farc y temen que la guerrilla infiltre las instituciones y con tal pretexto arrinconar y estigmatizar a la oposición.

Al senador Robledo le pueden enjuiciar por ser opositor al gobierno Uribe, o por oponerse a los TLC, o por haber hecho un debate a los oscuros negocios de los hijos del Presidente, o por ser del Moir, o por ser congresista del Polo, porque eso es y ha hecho, pero acusarlo de tener nexos con las Farc es desatar una cacería de brujas. En la investigación en su contra hay más odio e intrigas que delito.

 

¿Qué seguirá? ¿Declarar ilegal el oponerse a qué Álvaro Uribe sea reelecto?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad