A medias se cumple la ley de seguridad en piscinas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

A medias se cumple la ley de seguridad en piscinas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-18 05:00:00

A medias se cumple la ley de seguridad en piscinas

Las más de 100 piscinas que funcionan en Bucaramanga carecen de las mínimas medidas de seguridad, al punto de que no están dotadas de elementos esenciales como flotadores, salvavidas, botiquín de primeros auxilios o personal de rescate debidamente entrenado.
A medias se cumple la ley de seguridad en piscinas

Si bien existe una legislación nacional (Ley 1209 del 14 de julio de 2008) que reglamenta el funcionamiento y establece dispositivos de protección en este tipo de instalaciones públicas y privadas para prevenir accidentes por inmersión y problemas de salud, dicha normatividad aún no ha ‘salido a flote’ en la ciudad.

Para el capitán Gonzalo Ordóñez, director regional de la Defensa Civil, son contadas las albercas en la capital santandereana que cumplen con las condiciones básicas para ser catalogadas como seguras.

A su juicio, los administradores y propietarios de las piscinas han acatado a medias la normatividad y cada cual la ha interpretado a su antojo: “se necesita una verdadera autoridad que verifique que se cumpla la ley”.

Hasta la fecha el 70% de estos espacios reúne en forma parcial los requisitos exigidos, estimó Erbin Gelves, técnico encargado del programa de control y vigilancia del agua para consumo humano y uso recreativo de la Secretaría de Salud y Ambiente del Municipio.

En qué pecan

De acuerdo con inspecciones de control, las más frecuentes irregularidades en las 113 piscinas censadas en Bucaramanga para uso colectivo y uso restringido -clubes, centros vacacionales y recreacionales, hoteles, condominios, escuelas, entre otros-, se relacionan con la falta de cerramiento y del sistema de acceso a las mismas.

Por ejemplo, es común observar que las barreras de protección de estas estructuras no tienen la altura mínima requerida (1,20 metros) o no poseen los detectores de inmersión y alarmas de agua provistos de sirena, aparatos que deben estar debidamente homologados, es decir que se ajusten a los estándares internacionales.

Prueba contrarreloj

El funcionario aseguró que pese a que se ha ejercido vigilancia, el hecho de que el Gobierno diera un compás de espera para que todos los establecimientos con piscinas en todo el país se pongan al día con la norma antes de enero de 2010, todo indica que en Bucaramanga están esperando hasta que expire el plazo para adoptar las medidas contempladas por la Ley.

Según él, hay quienes argumentan que las nuevas disposiciones tienen ‘ahogados’ los presupuestos de sus conjuntos residenciales o de sus establecimientos, pues en una piscina pequeña la inversión puede superar los $6 millones, que varía de acuerdo con las dimensiones de la misma.

Sin embargo, Gelves señaló que la Ley es de estricto cumplimiento y sólo pretende salvaguardar la integridad de los usuarios de las piscinas, al tiempo que advirtió que se enfrentan a sanciones si no se ajustan a la norma.

En ese sentido, el director regional de la Defensa Civil insistió en que es más costoso asumir las consecuencias legales y jurídicas como cárcel o indemnizaciones, en caso de muerte de un niño, ya sea por descuido o negligencia de los mayores, tratándose de administradores o padres: “no podemos esperar a que haya una muerte en la ciudad para cumplir la Ley”.

Las cifras, al respecto, son elocuentes. En 2008 perecieron ahogados  266 menores de edad en el país y en la pasada Semana Santa se registraron ocho muertes por esta causa, de las cuales cinco correspondieron a niños.

En Santander, en lo que va del presente año, 15 personas han perdido la vida por inmersión en piscinas, ríos, quebradas y ciénegas; ocho de estas 15 víctimas eran menores. Ningún caso ocurrió en Bucaramanga.

En la capital santandereana se reglamentó el Acuerdo número 024 del 14 de mayo de 2009, para reforzar la Ley 1209 del 14 de julio de 2008, en materia de seguridad y condiciones físico-sanitarias de las piscinas.

Jaime Rodríguez Ballesteros, presidente del Concejo de Bucaramanga, explicó que en vista de que existen normas que son contravenidas entre algunos sectores de la ciudad, es urgente ser más estrictos para que se cumplan al pie de la letra y quien las viole, sea sujeto de sanciones.

“Debe haber mayor responsabilidad de las administraciones de los conjuntos residenciales, que deben hacer modificaciones severas al sistema de seguridad y a la calidad del agua”, dijo.

El Acuerdo señala la obligatoriedad de las mínimas condiciones de seguridad y ratifica las normas contempladas en la Ley 1209.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad