S√°b Dic 10 2016
20ºC
Actualizado 06:23 pm

Un tr√°gico desenlace | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-18 05:10:50

Un tr√°gico desenlace

El relato del crimen El siguiente es el relato que Johana Mac√≠as, de 24 a√Īos, madre de Esteban Alejandro, les entreg√≥ a las autoridades sobre las circunstancias en la que ocurri√≥ el crimen.
Un tr√°gico desenlace

La mujer cont√≥ que el mi√©rcoles 10 de junio a las 2:15 de la tarde ella sali√≥ de su casa con el peque√Īo Esteban en sus brazos, y tom√≥ un taxi que desde el barrio Chacarita la condujo hasta kil√≥metro 50, en la v√≠a que de Piedecuesta conduce a San Gil.

No obstante, esta parte de la versión es investigada con lupa por las autoridades, pues para que un taxi salga del área metropolitana a cumplir con una carrera, debe solicitar una planilla y estos registros no han sido encontrados en las empresas de taxis.

Al parecer, Johana estar√≠a encubriendo a la persona o personas que le habr√≠an ayudado en su prop√≥sito de matar del beb√©. Al respecto la investigaci√≥n contin√ļa.
En el relato la mujer aseguró que una vez el bebé fue arrojado 13 metros por un barranco, ella se regresó en un camión de carga cuyo conductor se ofreció a llevarla a Piedecuesta.

Esto explicaría por qué la mujer tardó tres horas en denunciar ante la Policía el supuesto secuestro.

El principio del fin

El 16 de junio parecía un día más en el que los investigadores no encontraban a Esteban, quien ya cumplía seis días desaparecido. Sin embargo, esa tarde varios acontecimientos llamaron la atención de las autoridades.

Primero, la abuela materna de Esteban Alejandro sufrió un desmayo y tuvo que ser trasladada de urgencia a una clínica de la ciudad. Minutos después, aseguró la Policía, quien se desmayó fue Orlando Mosquera, papá del bebé.
La raz√≥n de estos desmayos, al parecer, habr√≠an obedecido a que Johana Mac√≠as les pudo haber contado lo que hizo con el beb√©. A√ļn no se sabe cu√°l fue el motivo que tuvo la mujer para confesar su crimen.

Lo cierto es que sin confirmar qué fue lo que Johana Macías les confesó a su mamá y su esposo, quienes a la postre terminaron en crisis nerviosa, El Gaula la requirió para un nuevo interrogatorio.

Después de contestar varias preguntas en las que los oficiales hacían caer en cuenta a la mujer de las inconsistencias de sus testimonios, ella aportó un nuevo y desconocido elemento para los investigadores.

Johana Mac√≠as cambi√≥ de nuevo su versi√≥n y les dijo a los investigadores que el ni√Īo no hab√≠a sido raptado, sino que ella se lo entreg√≥ a una mujer y a dos hombres que la ten√≠an amenazada de muerte.

La brisa: cómplice de la justicia

Con esta versi√≥n, los investigadores le pidieron a Johana que fuera con ellos al sitio exacto en el que ella entreg√≥ al peque√Īo Estaban Alejandro.
De nuevo otra inconsistencia. El sitio en el que supuestamente ella entregó al bebé ya no era el asentamiento humano Nueva Colombia, como lo indicó desde un principio.

Esta vez el lugar se√Īalado fue Pescadero, localizado a 50 kil√≥metros del barrio Chacarita, en Piedecuesta, sitio donde supuestamente se hab√≠a registrado el secuestro.

Aunque para los investigadores ya era claro desde dos d√≠as atr√°s que la madre de Esteban ment√≠a en sus versiones, el paradero del peque√Īo Esteban segu√≠a siendo un misterio.

A las 5:00 de la tarde del martes la comisi√≥n de investigadores lleg√≥ al sitio se√Īalado por la madre, como el lugar en el que ella entreg√≥ el beb√©.
Hasta ahí, pese a que tenían una nueva pista, el misterio seguía sin resolverse. Por varios minutos los detectives del Gaula y de la Dijin inspeccionaron la zona, descrita como un paraje agreste, de poca vegetación y de difícil acceso.

Sin embargo, como un soplo de Dios, la brisa se volvi√≥ c√≥mplice de la justicia y una fuerte corriente de aire, com√ļn en el imponente Ca√Ī√≥n del Chicamocha, trajo consigo la clave para resolver el enigma.

El viento despert√≥ un nauseabundo olor que de inmediato llam√≥ la atenci√≥n de los investigadores. La orden fue ¬Ďpeinar¬í la zona 100 metros a la redonda para descartar que el olor que la brisa impregn√≥ en el ambiente, fuera una se√Īal del peor de los escenarios: que Esteban estuviera muerto.

La confesión

Pasaron 20 minutos y antes de que el sol se ocultara, uno de los investigadores encontr√≥ una bolsa naranja en la cual, tras ser registrada, fue hallado el cuerpo sin vida del peque√Īo Esteban Alejandro.

Ante tama√Īa evidencia, aseguraron algunos de los investigadores que estuvieron en el sitio, la mujer no tuvo m√°s opci√≥n que confesar.

Dos horas después, el país entró en conmoción tras conocer la trágica noticia: la mujer que lloró, clamó, marchó y recibió la solidaridad de todo el país, guardaba un secreto desde el mismo instante en el que denunció el supuesto secuestro: ella había acabado con la vida de su propio hijo.

Antecedentes en Santander

Asesin√≥ a su hija de cuatro a√Īos y fue condenado a 47 a√Īos
Hace dos a√Īos el municipio de Ocamonte, Santander, fue escenario de un hecho de sangre protagonizado por un hombre que rapt√≥ y mat√≥ a su hija de cuatro a√Īos de edad. ¬†La peque√Īa Mariana Motta fue asesinada el domingo 4 de noviembre de 2007 por su padre, R√©mulo Ricardo Motta.

El hombre lleg√≥ acompa√Īado de dos hombres hasta la casa donde la menor viv√≠a con su mam√°. Luego de intimidar y amordazar a los residentes de la vivienda, se llev√≥ a su hija hasta el patio del lugar, en donde le propin√≥ una pu√Īalada en el cuello y dos m√°s en el t√≥rax.

El hecho caus√≥ indignaci√≥n en este municipio panelero, que en 231 a√Īos de existencia no recuerda un crimen parecido.
Los tres sospechosos del asesinato de la ni√Īa fueron capturados.
Rémulo Ricardo Motta, Dairo Antonio Pérez Arias y Gustavo Orduz García, fueron acusados por la Fiscalía como los presuntos respon-sables de los delitos de homicidio agravado, secuestro simple, hurto calificado y agravado, lesiones personales y fabricación y porte ilegal de armas.

El 19 de diciembre de 2007 el Juzgado Promiscuo del municipio de Charal√° conden√≥ a R√©mulo Ricardo Motta a una pena de 47 a√Īos de prisi√≥n por el asesinato de su hija.
La comunidad de Ocamonte, que protestó el asesinato con marchas, se quejó de la falta de solidaridad del país ante el homicidio.

LA CORTA VIDA DE ESTEBAN ALEJANDRO

Esteban Alejandro Mosquera Macías
Fecha de nacimiento: 4 de junio a las 11:30 p.m., en la Cl√≠nica Ca√Īaveral, en el municipio de Floridablanca, Santander.
Madre: Johana Andrea Macías
Peso: 3.250 gramos
Registro: el bebé fue registrado en la Notaría Segunda de Floridablanca. Ese día las huellas de sus pies quedaron impresas en los archivos de la Registraduría Nacional.

Glosario
¬ē¬†Filicidio: Es la muerte dada por un padre o una madre a su propio beb√©.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad