Mi茅 Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

NOVEDADES DEL AGRO | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-21 05:00:00

NOVEDADES DEL AGRO

Los precios agr铆colas seguir谩n altosLos precios agr铆colas mundiales evolucionar谩n al alza durante los pr贸ximos diez a帽os aunque sin llegar a los picos que alcanzaron durante la crisis alimentaria de 2006-2008, indicaron la OCDE y la FAO en su informe anual sobre las Perspectivas Agr铆colas.
NOVEDADES DEL AGRO

Este a帽o, los precios agr铆colas mundiales contin煤an en niveles elevados pero se orientaron a la baja tras la escalada que se produjo entre 2006 y 2008, lo que provoc贸 protestas sociales en diferentes partes del mundo.

聯La persistente debilidad de la econom铆a mundial frenar谩 los precios de los productos b谩sicos agr铆colas para los pr贸ximos 2 o 3 a帽os, periodo luego del cual, con la recuperaci贸n econ贸mica, deber铆an repuntar聰, subraya el informe, lo que beneficiar铆a a los pa铆ses con un sector agr铆cola fuerte, entre ellos de Am茅rica Latina.

Seg煤n AFP, durante los pr贸ximos diez a帽os los precios de las producciones vegetales (cereales, az煤car...) deber铆an aumentar entre 10% y 20% en t茅rminos reales con respecto al promedio de 1997-2006, mientras que el de los c谩rnicos se estabilizar谩, destaca el estudio.

Para 2018, el precio de los productos l谩cteos deber铆a ser 聯levemente聰 m谩s elevado que durante el periodo 1997-2006.
El aumento de 40% de la producci贸n agr铆cola mundial para 2018 no parece ser 聯irrealista聰 a condici贸n de realizar las inversiones necesarias y de hacer frente a algunos riesgos 聯importantes聰, entre ellos el que concierne a los recursos h铆dricos, afirman las dos organizaciones.

Bacteria causa enfermedad severa en pavos

Se pensaba que la bacteria aviar Bordetella hinzii era inofensiva en pollos; sin embargo, tienen su efecto contrario en los pavos.
De acuerdo con cient铆ficos del Servicio de Investigaci贸n Agr铆cola, ARS, en Estados Unidos, es la causante de una grave enfermedad en los pavos, que se le atribu铆a a otra especie de Bordetella.

B. avium es muy similar a la B. hinzii, y las dos son dif铆ciles de diferenciar si no se recurre a pruebas de ADN.
Los investigadores de ARS usaron las pruebas para examinar pavos j贸venes, encontr谩ndose que se ten铆a presencia, pero de B. hinzii.

聯B. hinzii se ha encontrado en los pollos que tienen la enfermedad respiratoria. Pero se pensaba que esta bacteria no puede causar enfermedad a causa del fracaso de intentos previos de causar enfermedad en pollos y pavos con la bacteria聰, agregaron.
Karen Register (microbi贸loga) y Robert Kunkle (m茅dico veterinario) probaron la patogenicidad de la bacteria al seleccionar seis cepas gen茅ticamente distintas de B. hinzii e infectar pavos con ellas.

聯Cuatro de las cepas pudieron crecer y persistir en la tr谩quea y tambi茅n causaron una enfermedad cl铆nica. Las cepas variaron en severidad, aunque ninguna demostr贸 una tasa m贸rbida del 100%聰, agregaron.
Como resultado se obtuvo que la B. hinzii pueden causar enfermedad en pavos; mientras que no caus贸 enfermedad cl铆nica en pollos.

Caen exportaciones de trucha y salm贸n chilenas

Las exportaciones chilenas de salm贸n y trucha registraron una ca铆da del 31% interanual en mayo, al bajar de US$180 millones recaudados en abril a US$123 millones el mes pasado, inform贸 el Banco Central.

Seg煤n el instituto, durante el periodo comprendido entre enero y mayo, las exportaciones descendieron un 3% en valor, al sumar US$965 millones, y se empez贸 a notar el descenso en las ventas al exterior en abril, cuando se redujeron hasta un 17%.

Por su parte, la Sociedad de Fomento Fabril, Sofofa, se帽al贸 tambi茅n el mes de abril como el inicio de la fuerte contracci贸n que mostrar谩 en adelante la industria del salm贸n, la cual registr贸 ese mes una disminuci贸n del 25,4% en volumen a causa de los efectos del virus ISA (Anemia Infecciosa del Salm贸n).
El virus fue hallado en Chile en julio de 2007 y hasta la fecha se ha detectado una veintena de zonas infectadas, principalmente en las sure帽as regiones de Los Lagos y Ays茅n.
Para superar la crisis desatada por el ISA, el sector salmonero decidi贸 dejar de cosechar salm贸n por unos a帽os, hasta que la enfermedad desaparezca.

Az煤car para el mercado internacional

Colombia aumentar谩 sus exportaciones de az煤car en 2009, elev谩ndolas a 850.000 toneladas, el doble que el a帽o anterior, asegur贸 el presidente de la Asociaci贸n de Cultivadores de Ca帽a de Az煤car, Asoca帽a.

El aumento de las exportaciones se ver谩 acompa帽ado de un aumento en los ingresos, debido a los mejores precios del refinado en los mercados internacionales, se帽al贸 el directivo.

聯El mercado permite suponer unas presiones al alza, debido a la menor producci贸n de pa铆ses como China e India聰, manifest贸.
Colombia es el cuarto productor de az煤car en Latinoam茅rica despu茅s de Brasil, M茅xico y Cuba, con ventas que llegaron a los US$167 millones en 2008, cuando la producci贸n se vio afectada por una prolongada huelga de los cortadores de ca帽a.

Los principales destinos de las exportaciones de az煤car colombiano son Per煤, Ecuador, Venezuela, Estados Unidos y Chile.

Zanahorias cocidas sin cortar son m谩s ben茅ficas

Las propiedades anticancer铆genas de las zanahorias se potencian si no se trocea el tub茅rculo hasta despu茅s de su cocci贸n, seg煤n un estudio brit谩nico que se present贸 en una conferencia sobre nutrici贸n y salud en Lille (Francia).

Detr谩s estuvieron cient铆ficos de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Newcastle, quienes sostienen que las zanahorias cocidas enteras contienen un 25% m谩s de falcarinol que las que se cortan antes.

Seg煤n EFE, los experimentos llevados a cabo con ratas a las que se administr贸 falcarinol indican que esos roedores desarrollaron tres veces menos tumores que los del grupo de control.

聯El hecho de trocear las zanahorias aumenta la superficie (expuesta del tub茅rculo) de forma que escapan m谩s nutrientes al agua mientras hierven聰, explica Kirsten Brandt, de la citada universidad inglesa.
聯Hirvi茅ndolas enteras y troce谩ndolas despu茅s se conservan los nutrientes pero tambi茅n el sabor, lo que supone un doble beneficio聰, agreg贸 la experta.

Los cient铆ficos de Newcastle, que descubrieron los beneficios del falcarinol hace cuatro a帽os junto a otros colegas de la Universidad del Sur de Dinamarca, han venido estudiando esos tub茅rculos desde entonces y han llegado a la conclusi贸n de que con el calor se matan las c茅lulas de las zanahorias.
Las zanahorias pierden as铆 la capacidad de conservar el agua en su interior, lo que en un principio incrementa la concentraci贸n del falcarinol.

Reemplazo parcial de soya en comida de aves y cerdos

La soya al igual que el ma铆z, tienen un alto porcentaje en la dieta alimenticia de las aves y cerdos. Solo tienen un problema: en el mercado internacional est谩n muy costosos.

Por lo anterior, hay una b煤squeda de fuentes alternativas para alimentaci贸n de monog谩stricos.
De acuerdo con Julieta Jaramillo, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia, se determin贸 que los granos de la leguminosa Caupi Vigna unguiculata tienen las mismas caracter铆sticas para reemplazar parcialmente la soya en la dieta de cerdos y aves.

聯El grano de soya presenta fluctuaciones en el mercado, su costo es demasiado alto y por ello nos pusimos en la tarea de buscar otros materiales que permitan minimizar costos de alimentaci贸n en animales聰, afirm贸.

De acuerdo con la investigadora, se trabaj贸 con tres variedades: Canavalia brasiliensis, Labla purpureus y Vigna unguiculata.
Se buscaron granos con altos niveles de prote铆na y carbohidratos, trabajos que se efectuaron en el Laboratorio de Nutrici贸n de la UN en Palmira y el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT.

聯El Caupi Vigna unguiculata tiene granos propicios, porque presentan una mejor composici贸n nutricional, mayor digestibilidad de la prote铆na In Vitro y menor contenido de factores antinutricionales聰, afirm贸.
Los trabajos se han efectuado a nivel In Vitro y equipos simuladores de lo que puede acontecer al interior del sistema digestivo de monog谩strico.

聯La mezcla de terquedad e ingenuidad fue mi perdici贸n聰

Sergio Villamizar D.
Bogot谩, Colprensa

A principios de este a帽o, Marcela Loaiza volvi贸 de visita a Pereira, su ciudad de crianza y donde est谩 buena parte de la familia. Desde hace m谩s de tres a帽os vive en Estados Unidos con su esposo y sus dos hijas.

En la capital de Risaralda se encontr贸 con parte de un pasado doloroso que le ha dejado cicatrices imborrables en su vida. Un infierno al cual no quiere volver jam谩s, pero que con asombro vio que es el presente de muchas colombianas en el Jap贸n y el oscuro futuro de jovencitas que buscan alg煤n camino para sacar adelante su familia y poder cumplir sus sue帽os en la vida.

Marcela es de las pocas mujeres que han salido a dar la cara luego de ser v铆ctimas del tr谩fico de personas. Estuvo sometida en Jap贸n como prostituta, casi como esclava de una mafia que la enga帽贸 y que lo sigue haciendo con centenares de mujeres colombianas a las que les prometen trabajos ideales en el Lejano Oriente, para luego explotarlas como prostitutas en condiciones infrahumanas.

Decidi贸 contar su historia a trav茅s del libro 聯Atrapada por la mafia Yakuza聰, y aunque lo hubiera podido hacer bajo un seud贸nimo y ocultar su identidad, quiso salir a la luz p煤blica para asegurar que todo lo que relat贸 en las 220 p谩ginas de este libro es una realidad que no la ha dejado en paz en los 煤ltimos nueve a帽os.

Ha pasado el tiempo desde que su drama ocurri贸, pero es una historia que se sigue repitiendo en el pa铆s. S贸lo esta semana, la Fiscal铆a General de la Naci贸n confirm贸 que fue desmantelada una de las redes m谩s grandes de tr谩fico de personas que operaba en el pa铆s, la cual enga帽aba a mujeres entre los 16 y 25 a帽os de edad para luego obligarlas a entregar su cuerpo en diferentes partes de Colombia.

聯El tr谩fico de personas en el pa铆s est谩 m谩s vivo que nunca. En mi visita en enero a Pereira habl茅 con una joven de 17 a帽os, quien sin conocer nada de mi historia, me cont贸 su intenci贸n de viajar a Jap贸n, trabajar dos o tres a帽os supuestamente como bailarina y lograr el dinero suficiente para montar un negocio en Pereira聰.

Marcela de inmediato se vio reflejada. Era una jovencita madre soltera, como lo era ella, que cansada de pasar tantas necesidades econ贸micas estaba dispuesta a viajar al otro lado del mundo donde le hab铆an prometido, como a Marcela, ser bailarina y ganar buen dinero para darle una buena vida a su familia.
聯Le escuchaba las promesas que le hab铆an hecho para que viajara, eran las mismas que me hab铆an hecho a m铆. Era aterrador sentir que esa ni帽a podr铆a pasar por el mismo infierno que yo聰.

Entre l谩grimas y armada de valor, decidi贸 confesarle lo que a solo su madre le hab铆a dicho: su experiencia en el Jap贸n. Por m谩s de dos horas relat贸 c贸mo fue enga帽ada, c贸mo le quitaron los documentos de identidad, obligada a pagar m谩s de 200 millones de pesos adem谩s de su manutenci贸n diaria y el permiso diario para que la mafia le permitiera trabajar en una de las calles m谩s peligrosas de la ciudad.

Tambi茅n c贸mo fue v铆ctima de uno de los m谩s temibles capos del Yakuza, quien la golpe贸 de tal forma que estuvo por m谩s de dos semanas internada en un hospital, adem谩s de todos los horrores que sus compa帽eras de infortunio tuvieron que soportar. Incluso, algunas mujeres recib铆an tal maltrato que terminaron asesinadas o con partes de sus cuerpos desfiguradas.

Dicha confesi贸n de Marcela le sirvi贸 a la joven para que recapacitara, pues ya hab铆a ca铆do en las redes de tr谩fico de personas, le hab铆an sacado los documentos necesarios para viajar y estaba a la espera de que le confirmaran el d铆a y la hora para ir al Lejano Oriente.
Tambi茅n le sirvi贸 a Marcela para darse cuenta de que su historia podr铆a ser 煤til para que otras j贸venes no cometan el error de creer en falsas promesas y no tengan que convertirse en esclavas sexuales.

As铆, y con el apoyo de su esposo, decidi贸 contar su historia para ayudar en el tema de prevenci贸n y lograr que menos mujeres terminen solas y desamparadas en las calles de Tokio, teniendo como due帽os al Yakuza, una de las mafias m谩s temidas en el mundo.

Escalera al infierno

Hace nueve a帽os Marcela trabajaba como cajera de un supermercado. Con el salario manten铆a a su peque帽a hija, ayudaba a su madre y sus hermanos, por lo que sus ganancias no alcanzaban para mucho y siempre se ve铆a en serios aprietos para llegar a fin de mes.

En medio de dicha desesperaci贸n se encuentra con Lina, una amiga de colegio y de su misma condici贸n social humilde, pero que en ese momento se movilizaba en una lujosa camioneta y luc铆a ropa de marca. Lina, sin muchos detalles, le cont贸 que hab铆a estado en el Jap贸n como prostituta y que all铆 hab铆a conseguido el dinero.

Marcela le pidi贸 ayudar para hacer lo mismo, pero recibi贸 un no rotundo, 聯No quiero que sufras ni que arriesgues tu vida聰, recuerda que Lina le dijo aquel d铆a.

聯Ahora entiendo que quer铆a evitarme un mal, pero en ese momento no lo pens茅 as铆. Cre铆 que lo hac铆a de mala amiga, que no quer铆a que progresara. Si ella lo hab铆a logrado y ahora estaba bien, por qu茅 yo no lo iba a poder hacer. La mezcla de terquedad e ingenuidad fueron mi perdici贸n聰.
Sin la ayuda de Lina consigui贸 el contacto para poder viajar. Le tramitaron todos los documentos, entre reales y falsos, adem谩s de los tiquetes nacionales e internacionales y dos mil d贸lares para que llevara en el bolsillo.

聯Me dijeron que la deuda ser铆a por los tr谩mites de documentos, pasajes y mi manutenci贸n en el Jap贸n. Jam谩s hab铆a tenido tanto dinero en mi bolsillo, pero al llegar, me quitaron los papeles y me dijeron que les deb铆a 200 millones de pesos, adem谩s de otros gastos diarios en dicho pa铆s聰.
Ah铆 comienza el relato desgarrador en el libro, el cual inici贸 en un peque帽o cuaderno hace algunos a帽os atr谩s como parte de las terapias que realiz贸 para poder vivir con ese pasado que amenazaba con no dejarla ser feliz.

聯Yo cuando volv铆 a Colombia hice todas las vueltas judiciales del caso, pero nada pas贸. Me guard茅 toda esa verdad para m铆 y eso me estaba consumiendo. Busqu茅 ayuda profesional que me ayud贸 mucho. Entiendo bien a las mujeres que vuelven y prefieren callar todo el horror vivido, pero yo busco ayudar para que otras mujeres no vivan lo que yo sufr铆聰.

Su autoestima estaba en cero, no se sent铆a digna de su familia y mucho menos de volver a encontrar el amor de un hombre, pero poco a poco lo ha logrado y ahora siente que ha forjado una familia llena de afecto y cari帽o.

聯All铆 tu pasas a un segundo plano, no tienes miedo a morir y eso la mafia lo sabe bien, entonces lo que hace es presionarte por el lado m谩s vulnerable: tu familia聰.

聯Si se porta mal o intenta escapar, no va alcanzar a llegar a Colombia para el funeral de su hija聰, era la peor y m谩s constante amenaza que recib铆a Marcela en el Jap贸n por parte de su 聯Manilla聰, el nombre que le dan a la persona que se encarga de vigilarla y cobrarle la deuda que asumi贸 con la mafia.
LA PEOR DE LAS MAFIAS

En medio de todo, Marcela reconoce que tuvo suerte. 聯Me pudo haber ido peor聰, pues no era directamente manejada por miembros de la mafia Yakuza, sino por personas que le pagaban a dicha organizaci贸n criminal para que les permitiera llevar mujeres a prostituirse.

聯Esa era otra de las amenazas. Muchas mujeres, que estaban en mi misma condici贸n e intentaban escapar o se portaban mal, eran vendidas directamente a Yakuza, lo que significaba que la deuda se triplicaba y las condiciones de vida empeoraban聰.

Seg煤n testimonios de otras mujeres, estar directamente ligada a Yakuza era someterse al r茅gimen del terror. Muchas de ellas eran constantemente golpeadas por cosas como llegar cinco minutos tarde a la calle donde se prostitu铆an, y si la falta era m谩s grave, eran quemadas con cigarrillos en partes de su cuerpo como el cl铆toris.
Marcela tuvo que presenciar en la calle la dantesca escena de c贸mo a una mujer colombiana la golpeaban con bates de b茅isbol de aluminio hasta desfigurarla y dejarla inconsciente. Luego se enterar铆a que la mujer hab铆a muerto.

聯No pude hacer nada por ella. Estaba escondida entre la basura de un restaurante. Si sal铆a correr铆a la misma suerte que ella聰.
Reconoce que muchas mujeres son enga帽adas dici茅ndoles que ser谩n bailarinas, que cuidar谩n ancianos o que ser谩n meseras, pero tambi茅n sabe que hay otras mujeres que siendo prostitutas en Colombia llegan al Jap贸n para ejercer el mismo oficio.

聯Lo que no saben es que ser prostituta en Colombia es muy diferente a serlo en el Jap贸n. All铆 eres esclava, no eres due帽a de tu vida y no tienes a nadie. Vives en constante peligro y no puedes confiar en nadie, porque la mafia tiene a mujeres esp铆as que se hacen pasar por prostitutas para sacarte informaci贸n聰.
Pese a ello, y arriesgando su vida, ayud贸 a muchas colombianas que como ella, llegaron enga帽adas para enfrentarse a un mundo oscuro y sin ley.
Cuenta en el libro que aunque hab铆a mujeres de todo el mundo en dicha calle de Tokio, la mayor铆a eran latinas, y casi el 80 por ciento eran colombianas, de todas partes del pa铆s.
Tuvo que soportar todo eso hasta que pag贸 su deuda, y aunque su 聯manilla聰 quer铆a cobrarle m谩s, ella logr贸 escabullirse, huir y volver a Colombia, donde el temor la acompa帽贸 por varios a帽os.

聯No quer铆a salir de mi casa, menos que mi hija lo hiciera. Mi familia no entend铆a mi paranoia, porque no les hab铆a contado la verdad. No fue f谩cil hacerlo, confesarle a mi madre lo que hab铆a vivido, luego al hombre que ahora es mi esposo. Ahora, con la salida del libro, toda mi familia sabe la verdad, hasta mi hija de 14 a帽os de edad, y el apoyo ha sido total. Es lo importante, mi familia, sin importar qu茅 tanto o poco se tiene. Si lo hubiera entendido a los 20 a帽os, me hubiera ahorrado mucho sufrimiento聰.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad