Fracaso de la guerra contra las drogas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-21 05:00:00

Fracaso de la guerra contra las drogas

La ONU reporta que entre 2007 y 2008 cay√≥ la producci√≥n colombiana de drogas en un 28 por ciento (18 por ciento por reducci√≥n del √°rea sembrada y el resto por ca√≠da en la productividad). Este resultado es alentador, aunque la producci√≥n se multiplic√≥ por diez en el Catatumbo y continua estable en Nari√Īo. El buen resultado observado en Colombia es atribuible parcialmente a la erradicaci√≥n manual y a una ca√≠da de la demanda mundial.
Fracaso de la guerra contra las drogas

Lo ideal ser√≠a que cayera a√Īo tras a√Īo la producci√≥n en las mismas proporciones que se observaron en 2008, y si el problema cruza la frontera, mejor a√ļn (el descenso en Colombia coincide con aumentos en la oferta de Bolivia y Per√ļ). El presidente Uribe ha dicho que ha desmontado el paramilitarismo y ha debilitado a la guerrilla, pero que mientras contin√ļe el narcotr√°fico ¬ďexiste peligro¬Ē.

El narcotráfico alimenta financieramente a la guerrilla y a los paramilitares y si estos desaparecieran fomentaría otras formas de violencia y otros ejércitos ilegales, o pandillas armadas. El comercio de droga se nutre de la debilidad del estado, de la violencia y de la anarquía y se apoya en los grupos armados que sustenta.

Si Colombia pudiera exportar el problema de la coca y si las mafias se fueran para el Sur donde se mimetizan y son menos implacables porque no act√ļan como locales ni est√°n aliadas con las √©lites regionales, podr√≠amos ignorar que la guerra contra las drogas, como ha estado concebida hasta ahora, ha fracasado en todo el mundo.

En medios como son el Financial Times, el Economist, el Wall Street Journal, y el New York Times, han aparecido art√≠culos de colaboradores serios que exigen una pol√≠tica distinta. La semana pasada, Nicholas Kritof escribi√≥ en el New York Times que Richard Nixon comenz√≥ la ¬ďguerra contra las drogas¬Ē hace 40 a√Īos y que despu√©s de haber gastado un mill√≥n de millones de d√≥lares en esa lucha, lo que se observa ahora es que ¬ďlas drogas ganaron¬Ē. Se necesita una nueva pol√≠tica y otra ideolog√≠a para atacar el problema. El mundo pide un cambio de paradigma.

Cautelosamente, la administraci√≥n Obama parece dispuesta a emprender ese camino. El nuevo zar anti drogas ha manifestado p√ļblicamente que desea suprimir la fraseolog√≠a de la ¬ďguerra contra las drogas¬Ē y pasar de criminalizaci√≥n a tratamiento. El gobierno de Portugal ha tomado la iniciativa de descriminalizar el consumo de droga y proveer tratamiento gratuito. Los resultados parecen indicar que esta pol√≠tica no ha aumentado el consumo en Portugal, y si ha reducido significativamente el da√Īo colateral de las pol√≠ticas de represi√≥n policiaca tradicionales.

El gobierno ha ignorado estos desarrollos, quizás por temor a comprometer la ayuda que recibe para el Plan Colombia. No se manifestó cuando Gaviria, Cardoso y Zedillo pidieron tratar el consumo de drogas como un problema serio de salud. Pero si desea derrotar a la violencia conviene que principie a pensar como intervenir en la formación de las nuevas políticas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad