Recuperar la confianza para ganar la guerra | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-22 05:00:00

Recuperar la confianza para ganar la guerra

Barack Obama acaba de dar un giro radical a la política militar norteamericana, específicamente en lo que respecta a Afganistán y definió una nueva estrategia en esa guerra que debería ponernos a pensar seriamente en nuestro enfrentamiento doméstico.
Recuperar la confianza para ganar la guerra

Desde el primer momento de su administraci√≥n, Obama determin√≥ el retiro gradual de sus tropas en Irak y el fortalecimiento de la presencia militar en Afganist√°n. Esta decisi√≥n no respond√≠a al simple capricho de llevar la contraria a su antecesor, cosa por dem√°s com√ļn en nuestra acalorada idiosincrasia latina. Obama se refer√≠a a la desafortunada, por decir lo menos, orden de invadir un pa√≠s y derrocar a su gobierno, sobre la falsa acusaci√≥n de esconder un armamento nuclear que, se sab√≠a, no ten√≠a en realidad. Mientras tanto, el enemigo m√°s fuerte que ha sufrido Norteam√©rica en los √ļltimos a√Īos, Bin Laden y el Talib√°n, se guarec√≠an c√≥modamente en los matreros desiertos afganos.

Obama acaba de nombrar al Teniente General Stanley McChrystal como Comandante de sus tropas en Afganist√°n y el militar dijo a los senadores de su pa√≠s una frase que sintetiza la nueva estrategia: ¬ďEn adelante, la medida de nuestra efectividad no ser√° el n√ļmero de enemigos muertos. Ser√° el n√ļmero de afganos que est√°n a salvo de la violencia¬Ē.

La idea es m√°s bien sencilla: las tropas norteamericanas en Afganist√°n no han hecho nada para ganar el respaldo o, al menos, el respeto del pueblo; por el contrario, sus frecuentes errores militares han causado la muerte a centenares de civiles inocentes, lo que les ha ganado la desconfianza y el rencor de la poblaci√≥n. En s√≠ntesis, para el afgano del com√ļn, Talib√°n y ej√©rcito norteamericano son las dos partes de un mismo enemigo.

Por otro lado, sostiene el Comandante McChrystal, la situación allí se semeja a la de una guerra de guerrillas y la desconfianza de la población civil es un factor en contra que les impedirá cumplir la misión encomendada. Por esto, la idea de ahora en adelante es ganar esa población, protegerla del Talibán.
En otras palabras, Obama quiere aumentar la efectividad de su ej√©rcito, no simplemente aumentando su capacidad de fuego, sino su habilidad para acercarse a la poblaci√≥n civil y asociarse con ella haci√©ndole entender que el Talib√°n es un enemigo com√ļn.

Algo de esto alcanz√≥ a suceder en Colombia hace cuatro o cinco a√Īos. Sin embargo, recientes errores hist√≥ricos tan repudiables como las ejecuciones extrajudiciales, conocidas con el eufemismo de ¬Ďfalsos positivos¬í, han hecho que la afinidad que se hab√≠a logrado entre el ej√©rcito y la poblaci√≥n civil se haya roto y ca√≠do a su punto m√°s bajo. Lo que, finalmente nos lleva a la pregunta de si este craso error militar, sumado al deterioro institucional que resulta de los sucesivos esc√°ndalos en que √ļltimamente se han visto envueltos los tres poderes, nos pueden dejar frente a un debilitamiento, parcial pero objetivo, de la hasta ahora s√≥lida posici√≥n de nuestras fuerzas militares frente a la guerrilla.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad