Reflexiones sobre nuestro trovador | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

Reflexiones sobre nuestro trovador | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-23 05:00:00

Reflexiones sobre nuestro trovador

Una de las más importantes expresiones de toda sociedad que se precie de tal, es tener quien vuelva trova sus vivencias y más significativos episodios.
Reflexiones sobre nuestro trovador

Yo, menso, duré años diciendo que una de las falencias culturales de Santander era el haber tenido importantes compositores, pero no haber producido un trovador. Y arrogante preguntaba, ¿por qué no habrá habido quién vuelva poema y música aquello que hemos vivido para que se transforme en un testimonio?
Zoquete que soy. Yo afirmaba eso y resulta que llevo cerca de 45 años oyendo a un trovador tan nuestro como los dulces piedecuestanos, al que ya quisieran otras latitudes poder contar entre los suyos para enaltecer. ¿Cómo llegué a tal conclusión si su música me ha acompañado desde los imborrables años 60 del Siglo XX?

Pablus Gallinazus, a quien conocí cuando era Gonzalo Navas y estudiábamos en el Colegio del Divino Niño, el compañero del Externado de Colombia, el amigo de siempre, compuso en los años 60 dos canciones emblemáticas, románticas, de letra tierna y música pegajosa: “Boca de chicle” y “Una flor para mascar”. Ellas le dieron fama y fueron los éxitos de entonces; hoy, cuando los cincuentones y sesentones nos reunimos las tarareamos para evocar los espíritus y las vivencias de cuando la vida nos era nueva.

El pasado sábado, mientras oía a Pablus cantar en la casa de sus mayores y evocar recuerdos de seres ya idos, acompañado de la guitarra de Eneas y los coros de Tita, rodeado de gente grata, tomé conciencia de que “Boca de chicle” y “Una flor para mascar” le dieron fama pero opacaron lo mejor de su producción pues él no es un compositor de música ye ye o go go sino un trovador. Ellas impidieron que se captara la real dimensión de las guabinas y melodías hermosas que vuelven música mucho de lo que hemos vivido en el último medio siglo.

Por eso considero que lo que fue Rafael Escalona para Valledupar, debe ser para nosotros la música de Pablus, aquella que desafortunadamente poco conocemos. Guabinas compuestas hace años y canciones nuevas como el exquisito vallenato que hace poco compuso y sus bellas melodías infantiles, son testimonio sin par que explican por qué un día levantamos la voz para pedir que las cosas no sigan siendo como son.

Ahora, cuando ya los años nos doblan el espinazo y le hallamos a las cosas placer, siento que Pablus no es de hace 45 años, es de hoy, es actual, está produciendo canciones y su música –la nueva y la de antes- es exquisita, tanto como la de Luis A Calvo, José Morales, Luis María Carvajal y “Música para el pie izquierdo”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad