Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
23ºC
Actualizado 10:19 am

Las cifras son tozudas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-26 05:00:00

Las cifras son tozudas

Las cifras son tozudas

Nuestra economía venía recalentada desde 2008 pero para hoy está ya en ebullición crítica, pese a los anuncios ambivalentes, hasta ingenuos y algo contradictorios que han lanzado miembros del equipo económico del gobierno y algunos dirigentes de gremios para quienes la situación podría ser peor.
A las cosas hay que llamarlas por su nombre y a la opinión pública se le debe hablar con claridad y no con subterfugios. La situación económica del país está mal. Varias luces del tablero de la economía están en rojo y otras están en amarillo.

Más allá de utópicos e irreales blindajes de nuestra economía, debemos admitir lo que afirma el analista Mauricio Cabrera, quien considera que la desaceleración de la economía colombiana empezó antes de que estallara la crisis financiera mundial.

Son amargos hechos reales que la revaluación del peso sigue causando grandes daños en todo el aparato productivo, que hay crisis de profundas raíces en el agro, que cayeron la producción industrial y las ventas, que el gobierno no ahorró durante la época de “vacas gordas”, la volatilidad del dólar, el aumento del desempleo y del subempleo, el déficit de la cuenta corriente, casi todos estos de nivel interno y que demuestran lo dicho por el economista Cabrera Galvis.

En la Colombia de 2009 se siembra un millón de hectáreas menos que hace 10 años, se importan ocho veces más alimentos que en 1999, nuestra industria y el papel económico del Estado se han debilitado en lo que va corrido del siglo XXI. No reconocer lo anterior es tratar de tapar el sol con una mano.

A ello se suma la crisis internacional de la economía, la tiene más hondura de la que le reconocen las declaraciones oficiales y sus efectos serán largos y profundos. Eso es incontrovertible en E.U., en Europa y en Japón y afirmar que para nosotros los resultados serán menos catastróficos que para ellos es pensar con el deseo. Debemos aceptar que nuestra economía es en grado sumo dependiente de la de E.U. y que si ésta no ha colapsado es por la descomunal operación de rescate que ha llevado a cabo el gobierno Obama con dinero de los contribuyentes norteamericanos.

Frente a un problema como el que tenemos, o seguimos disfrazando la verdad, o aprendemos la lección de E.U., aceptamos los errores cometidos en el manejo financiero y damos un drástico viraje al timón de la economía. Si no lo hacemos, las consecuencias serán nefastas.

¿Está acaso bien que el gobierno haya devuelto en este año 8 billones de impuestos a sectores específicos de la economía para que haya “seguridad inversionista” mientras aumenta agudamente el desempleo y el subempleo?

 

Si seguimos haciendo aquello que provocó la crisis, los resultados serán devastadores.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad