Un viaje por los paisajes prestados | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
22ºC
Actualizado 03:48 pm

Un viaje por los paisajes prestados | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-06-27 05:00:00

Un viaje por los paisajes prestados

Este proyecto de exposición móvil presenta la obra ‘Paisajes prestados’, de Máximo Flórez López, en contenedores cuyo interior está habitado por estos paisajes poéticos. El juego de escalas, reiterativo en el trabajo de Flórez López, invita al espectador a adentrarse de manera íntima dentro de los paisajes de cada imagen. La fragilidad de estas acentúa la relación de intimidad y evoca la sensación de aventura que en principio es propia de todo movimiento.
Un viaje por los paisajes prestados

Fotografía, dibujo, intervención con hilos, maquetas, video. La textura de los paisajes es diversa y, sin embargo, en todos ellos el movimiento y la pregunta por el sentido del movimiento y por la consciencia del tiempo despiertan la curiosidad y el asombro y parecen recuperar, no por bucólicas sino por contundentes, las imágenes del viaje verdadero, aquel que produce en el viajero fascinación por el encuentro con otros mundos y revelaciones sobre las preguntas más trascendentes. El verdadero intercambio entre culturas en las cuales la diferencia del ‘otro’ nos completa y nos da luces sobre nuestra propia y diversa identidad.

Contenedor

El contenedor o “container” es un objeto industrial que habitualmente sirve para transportar mercancías de distintos tipos. En los grandes puertos marinos es frecuente encontrar barcos de grandes dimensiones cargados de contenedores, sin que podamos adivinar su interior. Este objeto industrial está diseñado además para maximizar el espacio de su transporte, no sólo por mar, sino que además funciona con las medidas exactas de una tractomula para que una vez llegado al puerto pueda adentrarse sobre ruedas por entre las montañas.

Como metáfora o como motivo poético, el “container” se convierte en una huella del movimiento, del movimiento del mundo contemporáneo, con la posibilidad de llegar a cualquier rincón del planeta e importar o exportar cualquier tipo de producto, trasladar sin límite todo tipo de objetos, operación que siglos atrás habría implicado grandes cruzadas y tiempos largos de espera. Nos hemos habituado hoy día a que en el semáforo de la esquina encontremos toda suerte de productos chinos, así como en Europa es corriente que se disfrute de las cosechas tropicales de manera cotidiana. Actualmente, los alcances de este tipo de movimiento dependen simplemente de los medios económicos con que se cuente.

Pero este movimiento, que en principio era exclusivo del viajero y del explorador, que podría representar la posibilidad de maravillarse con otros mundos y de experimentar con curiosidad otras texturas, sabores, paisajes y culturas, también se ha convertido en un movimiento que aquieta y hegemoniza. El movimiento, sujeto simplemente a los mercados económicos, más allá del intercambio y del encuentro de mundos, establece relaciones desiguales de dependencia. El “container” como metáfora es ese lugar problemático del movimiento.

En el caso de este proyecto, no se trata de condenar el objeto industrial, o de defenderlo, sino de transformarlo a partir de la metáfora en un lugar de preguntas sobre nuestra propia percepción del movimiento, del viaje, del descubrimiento de nuevas realidades a través del juego y de la imagen. El “container” como objeto es inmóvil, requiere ser transportado y manipulado  y, sin embargo, es al mismo tiempo huella del movimiento.

En ocasiones, el “container” pierde su función y se convierte en lugar permanente, en material para vivienda, es reinventado. Como metáfora, como reinvención, este proyecto está pensado para instalarse en espacios donde no necesariamente exista una sala de exposiciones. Tiene, al igual que el objeto evocado, la naturaleza de transformar el espacio y crear un nuevo lugar a partir de su presencia. Tiene también, por esto mismo, la particularidad de proteger su contenido, y el espectador necesita acercarse al contenedor para descubrir su interior.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad