Me arriesgué pero ¡Qué decepción! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Me arriesgué pero ¡Qué decepción! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-11 16:31:25

Me arriesgué pero ¡Qué decepción!

Me arriesgué pero ¡Qué decepción!

Yo nunca había salido de mi casa solo, mucho menos cogiendo un bus para viajar fuera de la ciudad pero lo hice.

Fue muy emocionante estar con ella hablando en el parque, sin pensar en la preocupación de mis padres quienes creían que estaba en la reunión de unos amigos del colegio.

No pasó nada fuera de un beso en la mejilla. Regresé bien pero inquieto.

Ayer sucedió lo mismo. Viajé en horas de la noche con disculpas en mi casa pero luego de ver su frialdad e indiferencia me decepcioné. No era lo que deseaba.

Quiero sacármela de la cabeza. Ayúdeme.

Respuesta

Querido joven: Ha iniciado un camino de misteriosas situaciones, con jugadas del destino a veces insospechadas o jamás imaginadas. Así es la vida.

Esto induce a pensar antes de actuar, sin dejarse llevar por las emociones, las cuales le pueden llevar a tomar decisiones equivocadas y muchas veces trágicas.

Esto lo digo porque se dejó llevar por la sensualidad y ternura de aquella chica, sin pensar en lo que pudiera ocurrir en ese viaje. Sin embargo hay que recoger grandes enseñanzas de aquella experiencia.

Reconoció que aquella bella niña no merecía tantos sacrificios y riesgos; que sus padres estaban siendo engañados en su buena fe y que usted se dejó impactar por algo que no valía la pena.

¡Aprenda la lección! Siga estudiando y tenga presente que todo aquello que brilla no es oro.

Reflexión

Serenidad ha de poseer para no asumir como bueno algo que sin darse cuenta podría cambiar en un momento el rumbo de su vida.

Apresurarse nubla el entendimiento e impulsa a obrar, guiado por la imaginación, sin dejar que la razón lo ponga ante una verdad que tal vez ¡lo haga cambiar!

¿Cuáles son sus prioridades en este instante? Tome conciencia de los límites que debe tener para obrar correctamente.

Rechace sin vacilar aquello que constituya riesgo para su vida y disgusto para los padres.

Ellos esperan de usted un comportamiento digno, ajustado al buen juicio, sentido común y responsabilidad. Haga lo que debe y nunca se arrepentirá.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad