¿Hacia dónde vamos? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-01 05:00:00

¿Hacia dónde vamos?

Leyendo las estadísticas de filicidios en Colombia y tratando de comprender por qué los padres dan muerte a un hijo, recordaba un escrito de mi profesor de ética en la UIS, Reynaldo Suárez Díaz, en el cual analizaba cómo la verdadera obscenidad en nuestro país, está relacionada con la violencia y la injusticia.
¿Hacia dónde vamos?

 De esta inmoralidad dan cuenta diariamente los medios de comunicación, en una sucesión interminable de imágenes y relatos sobre personas muertas, heridas, hambrientas, oprimidas y abusadas, víctimas del fracaso ético y civil de la humanidad. La violencia se ha convertido en cosa “normal”, de hoy y de siempre y los hechos y cifras no nos conmueven. Es cierto que el fenómeno es muy complejo y pareciera escapar a todo intento de comprensión y conceptualización.

Sin embargo y desde el compromiso ético que tenemos para con la sociedad, debemos denunciar su existencia, sus múltiples formas y repercusiones, su carácter perverso e importancia como generador de patología social. También, ser conscientes que las pérdidas humanas son irreparables, lo mismo que los trastornos físicos y psicológicos, producto de la brutalidad. Destruir para posteriormente tratar de restituir lo perdido, es la mayor muestra de la idiotez humana, máxime cuando los comportamientos antisociales son evitables, asumiendo una estatura ética en los diversos ámbitos sociales.

¿Cuál es nuestra responsabilidad individual y colectiva? No somos responsables por el pasado pero sí por el presente y el futuro, en la búsqueda de una sociedad justa que distribuya equitativamente entre sus ciudadanos, los bienes y servicios. Además podemos trabajar por el logro de entornos afectivos de crianza y socialización adecuados, para nuestros hijos y por una cultura de construcción y defensa de la vida.

No hay cabida para la desidia, el conformismo, la resignación, el silencio o la indiferencia. La humanidad, la vida, la lucha por la dignidad, nos incumben en una causa común. Decía Estanislao Zuleta que “Una sociedad mejor, es capaz de tener mejores conflictos, reconocerlos y contenerlos. Vivir no a pesar de ellos sino productiva e inteligentemente en ellos. Solo un pueblo escéptico sobre la guerra, maduro para el conflicto, está maduro para la paz”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad