HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-01 05:00:00

HAGASE OIR

Por referendo se perdió tiempoMe identifico plenamente con muchas personas, columnistas y algunos medios de expresión y opinión que han calificado las labores y gestiones del Congreso Nacional como pésimas.
HAGASE OIR

Esto de la mala imagen del Congreso obedece, en esta oportunidad, a que se perdi√≥ mucho tiempo en las discusiones del a√ļn enredado proyecto de referendo reeleccionista que beneficia al actual presidente √Ālvaro Uribe V√©lez.
La iniciativa popular del referendo ocupó demasiado espacio en su análisis y debate y, la verdad sea dicha, se perdió mucho tiempo que bien pudo haberse dedicado a otros asuntos de la órbita social como, por ejemplo, políticas de empleo, salud, educación y vivienda.
Lo que s√≠ est√° claro es que la mayor√≠a de los miembros del actual Congreso Nacional, (Senado y C√°mara), est√° integrado por pol√≠ticos interesados en desactualizar o descuadernar la Constituci√≥n de Colombia que, hasta la fecha, registra 27 enmiendas con lo cual est√° convertida en una ¬ďcolcha de retazos¬Ē jur√≠dicos.
Est√° claro que las iniciativas del referendo reeleccionista y adem√°s la pol√©mica ¬ďreforma pol√≠tica¬Ē ocuparon la mayor√≠a del tiempo en los debates del Congreso y, entonces, las propuestas sociales pasaron a un √ļltimo rengl√≥n en el nivel de importancia.

Jorge Giraldo Acevedo

Desplazados

En Bucaramanga existen m√°s de 22.172 desplazados del campo por la violencia. En Colombia hoy existen m√°s de tres millones de desplazados de las zonas rurales. El D√≠a Mundial del Refugiado han debido aprovecharlo los entes encargados de su soluci√≥n para presentar los medios, planes, proyectos y recursos econ√≥micos t√©cnicos y humanos para que los campesinos vuelvan al campo, garantiz√°ndoles la preservaci√≥n de la vida, honra y bienes. El gobierno Nacional y los entes territoriales pretenden solucionar los problemas de los desplazados construyendo cambuches denominados vivienda de inter√©s social. Los hacinamientos humanos solo han tra√≠do consigo y traer√°n en el futuro, el abandono absoluto del campo, mendicidad, drogadicci√≥n, prostituci√≥n, desempleo, violencia, pobreza, inseguridad, etc. Los gobiernos de turno y los politiqueros clientelistas se acuerdan del campesino en √©pocas electorales y el D√≠a del Campesino. Los problemas de los desplazados ser√°n solucionados cuando ellos regresen al campo, para ello el gobierno debe garantizarles la seguridad, mediante la utilizaci√≥n de la Fuerza P√ļblica, capacitaci√≥n integral por el SENA, eliminar el impuesto del IVA para la adquisici√≥n de maquinaria, herramientas, equipos, abonos, semillas, etc.
Miguel Jaimes

¬ŅEsperanza?

La existencia se apaga antes de comenzar a vivirla. La inocencia de repente se tropieza con el terror, como si un sino tr√°gico los llevara a convertirse en otra edad, sin llegar a ser individuos. Como si una predeterminaci√≥n los arrojara entre el resto de seres que conforman el mundo. El ni√Īo o la ni√Īa ven el reflejo de su familia en el futuro: ya no es una determinaci√≥n, sino una fatalidad. Aqu√≠ no se juega a las profesiones sino a las necesidades. Casas de la periferia o p√©rdidas en las veredas y campos sin esperanza: Donde anida el tedio, la violencia y la soledad. El llanto es repetido y brutal pero a la postre necesario. La crueldad los acompa√Īa en las noches y se sienta a la mesa, como el juego de la muerte. La guerra, para estos desamparados de la vida, ya no es un juego, sino el pan de cada d√≠a. Las mu√Īecas son imaginarias y as√≠ la vida acaba sin empezar. Los cr√≠os se marchan sin ver el verde de la esperanza y entre tanto la patria se viste de camuflado.
Uriel Bautista Gamboa

Belisario Betancur

Tan aut√©ntico como su mismo lugar de origen, la vereda El Morro del Municipio de Amag√°. De puro ancestro paisa y entorno familiar lev√≠tico; este hombre intelectual puro, ahora miembro ilustre de la Academia de Historia de Santander, quien en prosa admirable, de esas que antes deleit√°bamos en los suplementos dominicales, cuando exist√≠an, enaltece a los escritores santandereanos Tom√°s Vargas Osorio y Jaime Barrera Parra. Al igual que ellos, Belisario Betancur comienza su afici√≥n por escribir en el periodismo all√° por los a√Īos 30; sus compa√Īeros de aficiones Otto Morales Ben√≠tez y Gilberto Alzate Avenda√Īo ahondaban en tema de arte, literatura, filosof√≠a y pol√≠tica en el suplemento dominical del El Colombiano. Belisario hace en Santander lo mismo que Jaime Barrera Parra en Antioquia: su transmutaci√≥n, descubriendo primero a Barichara, a esos encantos de paisaje profundo, de colores y aromas terr√≠genos, que tanto atraen a pintores y poetas; pero √©l, descubre algo m√°s, las manos de los artesanos, que moldean la naturaleza y all√≠, detr√°s de esas fachadas de anta√Īo pintadas de blanco, encuentra la amistad y la hermandad. Ese es el Belisario que apreciamos, el amigo de Le√≥n de Greiff, el editor, el rebelde, el que fue detenido 14 veces en el gobierno de Rojas, el fundador de Editorial Tercer Mundo. En √©l se cumple el mandamiento soberano de Santander: ha pisado esta tierra pero est√° dejando imborrable huella.
Ernesto Rodríguez
Albarracín

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad