Celebrar la vida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-07 05:00:00

Celebrar la vida

“El gran uso de la vida es gastarla para algo que durara mas que ella” William James.
Celebrar la vida

Cuando hablamos acerca de celebración tendemos a traer a nuestra mente felicidad, fiestas agradables, en las que podemos olvidarnos por un rato de lo duro que es la vida y sumergirnos en una atmosfera llena de música, danzas, bebidas, risas y pequeñas agradables charlas.

Pero una celebración en sentido cristiano tiene muy poco que ver con todo esto. Una celebración es posible solamente a través del profundo conocimiento de que la vida y la muerte no están totalmente separadas. Una celebración puede existir realmente donde el temor y el amor, la alegría y la tristeza, las lagrimas y las sonrisas pueden existir juntas. Una celebración es aceptar la vida en continuo asombro de lo maravillosa que es. Y la vida es preciosa no solamente por lo que se puede ver, tocar o gustar, sino también porque un día se ira.

Cuando celebramos un matrimonio, celebramos tanto una unión como una separación; cuando celebramos muertes celebramos también amistades perdidas tanto como libertad ganada. Puede haber lágrimas después de un matrimonio y sonrisas después de un funeral. Podemos realmente hacer de nuestras tristezas, tanto como de nuestras alegrías, parte de nuestra celebración de la vida en una profunda percepción de que la vida y la muerte no son oponentes, sino que se besan en el mismo momento de nuestra existencia.

Al nacer somos libres para respirar por nosotros mismos, pero perdemos la seguridad que teníamos en el vientre de nuestra madre; cuando comenzamos la escuela somos libres para incorporarnos a la sociedad, pero perdemos un lugar particular en nuestra familia; cuando nos casamos encontramos un socio, pero perdemos ese laso especial que teníamos con nuestros padres; cuando encontramos un trabajo, ganamos nuestra independencia al ganar nuestro propio dinero, pero perdemos la estimulación de nuestro maestros y compañeros de estudio; cuando tenemos hijos descubrimos un mundo nuevo, pero perdemos la libertad de movilizarnos como queremos; cuando somos promovidos nos volvemos más importantes para otros, pero perdemos la oportunidad de tomar riesgos; cuando nos retiramos tenemos finalmente la oportunidad de hacer lo que queremos, pero perdemos la posibilidad de ser necesitamos.
Recuerde siempre que la vida es don de Dios.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad