Nos duele la UIS | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
24ºC
Actualizado 01:32 pm

Nos duele la UIS | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-04 05:00:00

Nos duele la UIS

Nos duele la UIS

busca por los medios universitarios, trabajar la llegada al poder, orquestada a veces en comunión con las guerrillas, los sindicatos y grupos extremos. Así que son fuerzas que muchas veces no llevan la misma dinámica, ni la misma dirección y por eso chocan en crisis, como la que estamos viviendo.

No soy un experto en el caso de la UIS, pero sí la admiro porque trabajé un par de años durante la rectoría admirable de Álvaro Beltrán Pinzón. Y ahí pude apreciar cómo el mayor valor de la Universidad está en los estudiantes. Yo me he paseado por siete universidades en el país y de ahí que conozca algo de la universidad colombiana y puedo decir que la UIS está a altura de universidades tan calificadas como el Externado de Colombia, pero con la diferencia de que en la UIS existe una democracia muy abierta, mientras que en el Externado existe una monarquía de buena ley. Los estudiantes están en plan de aprender, abiertos al conocimiento. (Vea texto completo en raulpachecoblanco.blogspot.com)

De Sergio Rangel Consuegra: “Apreciado Raúl. Qué buen artículo el de tu padre, con un impecable idioma me hiciste recorrer un buen trecho de la historia de Santander y sus gentes. Los odontólogos de esa época son personajes que nos aterrorizaban con sus tenazas y sus frezas de pedal, pero que nos proporcionaban luego un plácido sueño y poder volver a comer jalea de guayaba. No sé si existía en la mitología un Dios que se dedicara a curar las muelas. Si no existe, yo propondría a Cámpora el expresidente argentino, un buenote, como todos los odontólogos que conocí ayer. Este otro artículo del domingo sobre la Santandereanidad es un pedazo de turrón con las muelas careadas. Bien escrito, sabroso pero duele.

Sobre todo a quienes en Santander siguen creyendo, en el santandereano bravucón y machote, sin saber que la mayoría de las veces nos acomodamos a las circunstancias, unas por conveniencia, otras por cobardía ventanera. Disparar a mansalva y sobre seguro desde la cerca de piedra al vecino, corroído de envidia por sus éxitos, como enfrentarse a puñal atadas las muñecas al enemigo un fatídico día de mercado, no puede de ello deducirse el carácter de un pueblo. Un pueblo que no lee, o que no le hemos enseñado a leer, dejémoslo confundido en sus mitos y sus sueños, que la estatua de Berbeo en Panachi, todos crean que es la del Coronel Aguilar, da igual. Un abrazo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad