Publicidad
Dom Abr 23 2017
21ºC
Actualizado 08:14 pm

La lucha de la BSA contra la piratería | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-05 05:00:00

La lucha de la BSA contra la piratería

En Colombia el índice de piratería de Software descendió 1 punto en 2007, y 2 más durante el 2008; el año pasado 56% de los programas que se instalaron en el país fueron adquiridos de forma ilegal, contra un 59% en 2006.
La lucha de la BSA contra la piratería

Lo desconcertante es que el índice actual es igual al de 2004. ¿Quiere esto decir que en cuatro años no se ha avanzado en materia de legalidad del Software? Ian Raisbeck, apoderado de los miembros de la Business Software Alliance (BSA) en Colombia, no lo cree.

La diferencia entre legal y pirata

Los sitios de Internet y los clientes P2P donde miles de usuarios pueden compartir archivos, son utilizados demasiado a menudo para adquirir copias ilegales de Sistemas Operativos, programas, videojuegos y todo tipo de Software.

La piratería callejera es un problema todavía más complejo. En un país como Colombia, es difícil imaginar qué haría la población que vive de negocios subterráneos como el contrabando y la piratería si estas no fueran opciones de ingreso.

Sin embargo, en el mismo país hay toda una industria alrededor del Software, que podría ofrecer miles de empleos más si no se viera tan fuertemente afectada por la ilegalidad.

Y, contrario a lo que muchos creen, esas pérdidas se dan aún si el Software no es desarrollado en el país.

La International Data Corporation (IDC) hace una estimación alarmante: “por cada dólar vendido en la industria del Software en Colombia, se generan entre tres y cuatro dólares adicionales en beneficios para las firmas de servicios y distribución locales”.

Esto significa que al comprar un programa original y no uno pirata, un consumidor escoge invertir el triple de lo que acaba de pagar en su país.

Las estrategias de la BSA

La BSA representa a compañías desarrolladoras de Software tan poderosas como Cisco, IBM, Microsoft, Adobe y Apple, y se concentra en combatir el uso de Software ilegal.

La organización tiene un sistema de detección de las empresas que violan la ley de Derechos de Autor que incluye la revisión de los informes anuales de gestión de las empresas, e intervenciones a sus instalaciones.

Es más, la BSA adelanta una campaña en la que invita a los miembros de las compañías mismas a delatar a sus jefes cuando incentivan o permiten el uso de Software ilegal, cuyos resultados no siempre han sido los mejores.

En algunos casos, los mismos empleados que han fallado en hacer un buen trabajo validando o controlando el uso de Software, han sido quienes delatan a las empresas ante la BSA.

En cuando a las sanciones penales, el señor Raisbeck, apoderado de la BSA en Colombia, ha afirmado que “aunque el trabajo que vienen realizando las autoridades nacionales va por un buen camino, debería fortificarse de manera que el violar las leyes de Derecho de Autor no represente una pena mínima o un delito menor”.

La inquietante propuesta contrasta con las críticas que la organización ha recibido por sancionar a empresas que sí cumplen con la ley, pero que han tenido problemas para demostrarlo.

Educación que promueve el respeto

La más constructiva de las iniciativas de la BSA es la de promover el respeto por las Propiedad Intelectual y el conocimiento de los daños reales de la piratería.

En esta área, la organización trabaja con programas como “Piensa antes de copiar”, una aplicación gratuita que invita a los estudiantes de primaria y secundaria a reconsiderar su comportamiento en la red, y a reflexionar sobre qué prácticas son respetuosas y cuáles no lo son.
Raisbeck indica que la disminución del índice de piratería en el país se debe a que muchas empresas han decidido apostare al Software legal, y confía en que las campañas de educación darán excelentes resultados en el futuro.

Probablemente tenga razón; el conocimiento sobre las consecuencias negativas que tiene apoyar la piratería es importante, y no menos que generar consciencia sobre lo mucho que se gana cuando se siguen las reglas.

Los consumidores, por ejemplo, podrían adquirir programas de mayor calidad, a precios mucho menores, si la piratería no fuera un fenómeno tan común.

La primera movida deben hacerla los usuarios al abrazar la legalidad. En adelante, las empresas de Software deben responder de la misma forma, implementando estrategias equitativas y justas, de las que todos puedan beneficiarse.

Dos décadas de controversia

En sus 20 años de funcionamiento, la BSA ha recibido fuertes críticas y muchas de ellas han venido de empresas pequeñas o medianas que afirman haber intentado seguir las reglas, aunque sin tener una infraestructura que les permitiera comprobar la legalidad de sus programas.

Estas empresas acusan a la organización de implementar un sistema de verificación de la legalidad del Software demasiado complicado, que en muchos casos hace sancionar a compañías que no violan la ley.

La BSA, por su parte, declara que su interés no es atacar a quienes juegan limpio. En nuestro país, al ver que el 72% de las empresas no realizaba auditoría de Software en sus Informes de Gestión, la organización lideró la campaña ‘Colombia Cumple’, con la que invitaba a las empresas a declarar su Software legal, y en la que se publicaron guías para realizar correctamente el proceso en www.colombiacumple.com.

Las cifras tienen más que decir a este respecto; la publicación ‘Baseline’ estima que, hasta el 2006, la BSA había recaudado unos $89 millones de dólares en multas, una cantidad muchas veces menor a los miles de millones de dólares que las empresas de Software, a las que representa, pierden por causa de la piratería cada año.

Esas estimaciones, a su vez, han sido cuestionadas por analistas de la industria.

La BSA toma el número total de programas ilegales que estima se instalaron durante cada año y asume que si no existiera la piratería, estos hubieran sido comprados a los precios de venta establecidos por sus desarrolladores, aún cuando es evidente que la mayoría de usuarios que compran o descargan Software ilegal no tendrían tantos programas, o al menos no las versiones más costosas de ellos, si tuvieran que adquirirlos a precio regular.
Aún así, las pérdidas que genera la piratería sobrepasan por lejos las ganancias que la BSA obtiene por las multas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad