Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
25ºC
Actualizado 03:38 pm

Barichara | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-06 05:00:00

Barichara

Barichara

Pero tener esas bellezas sólidas y hechas para vivir bien y largo tiene sus desventajas, tiene sus dificultades porque ese turismo que quiere disfrutar de la tranquilidad y sosiego que dan esos pueblos, que quiere aprovechar los días para un buen descanso termina por lastimarlos porque tiende a desbordar su capacidad hotelera, de suministro de agua (Barichara carece de agua y además, no hay a la vista un arreglo de este suministro en un tiempo corto), esa dificultad conlleva a racionamientos permanentes y conlleva a prestar un servicio con mucha limitación y de poca calidad.

No solamente existe el grave problema del agua, sino también el de las basuras (en Barichara, por ejemplo no existen recipientes en ninguna calle para depositarla cuando se va caminando), no hay políticas en este Monumento Nacional por parte del alcalde o del responsable de ello para solucionar esta situación y Barichara no es Monumento hace poco, lo es hace largos años y sin embargo, podemos decir que hasta la fecha las autoridades no saben que es un Monumento Nacional o si lo saben, no han resuelto como se debe, estos problemas.
Tampoco hay políticas de preservar las fuentes agua, ni hay siembra de bosques jóvenes (que son los que dan oxígeno), sino que todo se está volviendo negocio, la tierra, la comida y la vivienda, mientras los campesinos siguen sacando sus escasos productos al mercado (un bulto de naranjas, una papaya, una guanábana) por las que les dan muy poco. Así es siempre.

Sus parcelas en esa aridez, producen solo lo necesario y eso no da para vivir ni mantener una familia, es como todavía estuvieran en la época medieval bajo la superstición y el abandono, arrinconados.

Es una Villa de Leyva sin serlo, ni haber sido construida para ello. No hay sino negocios particulares, seres aislados como si fuera en ocasiones un pueblo fantasma con las casas cerradas y viviendo para sí solos.

Venta de comida en la plaza principal, carne y mute. Carros por todas partes debilitando con su marcha, las casas de tapia pisada que llevan siglos levantadas al cielo azul y al sol que alegra. El señor alcalde debería prohibir el uso del carro dentro del casco urbano, para que la gente camine y aprecie la belleza de este municipio y debería tener más autoridad para preservarlo de estas amenazas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad