Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
26ºC
Actualizado 11:55 am

El fenómeno Uribe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-07 05:00:00

El fenómeno Uribe

El fenómeno Uribe

Su rasgo más peculiar como fenómeno político, es el ser dinámico en la confrontación y ambiguo en la definición de los grandes temas; confronta a diario mientras paraliza y mantiene en el congelador, estáticos, los problemas cardinales.

El eje de su proyecto político es la Seguridad, pero su discurso sobre ella es anticuado, ha perdido actualidad y espacio, pues la vida es dialéctica, dinámica y el tiempo hace que lo que no se renueva pierda vigencia.

El fondo, “la almendra” de su propuesta es confrontar a la guerrilla mientras conserva lo existente, es decir, es un statu quo que no ofrece resolver las causas de los conflictos sociales y económicos que agobian al país.

Su discurso arranca de una premisa falsa: si acabamos a sangre y fuego a la guerrilla, habrá paz. Ello es un pensamiento incorrecto. Hace 30 años nos “vendieron” la idea de que matando a Pablo Escobar, a Gonzalo Rodríguez Gacha, acabando a los Rodríguez Orejuela y a los carteles de Medellín y de Cali, despedazaríamos al narcotráfico; la realidad fue distinta, se multiplicaron los carteles y los narcotraficantes, porque no atacamos las causas del fenómeno.

La promesa de Seguridad cautiva a los electores, pero es un discurso que polariza y no tiene futuro porque solo tiene compromisos frente a la guerra, es decir, es defensivo frente al enemigo, pero no es transformador, no llega a las causas del conflicto, no renueva la idea de comunidad.

El proyecto Uribe cree en el voto, siempre y cuando las urnas no cambien las cosas. De las elecciones le atrae el que ellas dan una apariencia de dinámica social pero su condición es que los comicios congelen todo, no impliquen un cambio de propuesta. Eso, en Ideas Políticas, se llama caudillismo.

Su gobernabilidad se nutre de las pequeñas empresas políticas que tienen quienes conforman la coalición mayoritaria en el Congreso, o sea, del clientelismo. Por eso su propuesta política tiene el mismo tumor maligno y corruptor que “mató” al Frente Nacional.

A su idea política le incomodan quienes son independientes y critican su propuesta y quienes hacen oposición a su gobierno le generan sospecha y deben ser asociados con el enemigo, aquel a quien hay que derrotar y arrasar, cueste lo que cueste.

La tesis de Uribe es dejar el estado de cosas económico y social tal como está y la sociedad es dinámica, es decir, es la antítesis de ella.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad