El mundo al revés | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-08 05:00:00

El mundo al revés

Un testigo sin protección no denuncia. Una mujer violentada tampoco.
El mundo al revés

Por eso es absurdo que ella misma tenga que entregarle a su compa√Īero, quien horas antes le propin√≥ tremenda golpiza que la mand√≥ a Medicina Legal, la boleta de notificaci√≥n de la denuncia interpuesta en la Fiscal√≠a. Y si logra tener la valent√≠a de hacerlo, es muy f√°cil que desista de la denuncia por el miedo que le genera enfrentar a su agresor. Actualmente el Estado colombiano y las autoridades judiciales, en lugar de proteger a esa mujer que ha tenido la valent√≠a de denunciar, ¬Ėsolo el 20% de las mujeres maltratadas ponen en conocimiento el hecho ante las autoridades-, la deja a la deriva, a su suerte, para que se las arregle sola.

Desde hace un a√Īo el Congreso de la Rep√ļblica trabaja para proteger a las mujeres maltratadas. Logr√≥ transformar el delito de violencia intrafamiliar de un delito querellable a un delito de oficio. En el primer caso, la v√≠ctima tiene que denunciar para poner en funcionamiento el aparato judicial y puede desistir y conciliar. En el segundo, cualquier ciudadano puede denunciar, o el Estado con solo la noticia del crimen puede iniciar la investigaci√≥n y no hay posibilidad de desistimiento ni de conciliar la violencia. Dadas las circunstancia de indefensi√≥n en que se encuentra una mujer golpeada, la variaci√≥n del tipo de delito era fundamental.

Sin embargo, por petición de algunos senadores se estableció un hibrido: que fuera de oficio pero conciliable previo concepto del ICBF. Esto bajo el argumento del perdón, de proteger a la familia y dar cabida a la reconciliación en los casos en que no se corriera el peligro de la reincidencia. En la práctica esta medida fracasó.

As√≠ qued√≥ demostrado en el programa ¬ďEspeciales Pirry¬Ē, en que se hizo seguimiento a uno de los 14.475 casos de agresiones de mujeres que llegaron durante los primeros 5 meses del a√Īo a las salas de espera de Medicina Legal. Juliana ¬Ėla v√≠ctima- hizo todo lo posible: fue a la Fiscal√≠a, interpuso la denuncia contra su compa√Īero. A pesar de los nervios, entreg√≥ la notificaci√≥n en la casa de su agresor. Se recuper√≥ del golpe en la cabeza y cuando lleg√≥ el momento de la audiencia, lo primero que les propuso el juez fue la conciliaci√≥n porque ¬ďel proceso sin conciliaci√≥n se demorar√≠a un a√Īo por lo menos¬Ē. Juliana desisti√≥ ante las promesas de que no volver√≠a a haber golpes. Y hoy lo √ļnico que nos queda es rezar para que no la manden al hospital nuevamente.

Ante estas fallas es necesario anular esa figura at√≠pica de la ley y quitar de tajo la posibilidad de conciliaci√≥n en el delito de violencia intrafamiliar. Se estima que en el 90% de los casos las mujeres vuelven a ser golpeadas y es esa reincidencia la que tenemos que prevenir para que no llegue la hora final: la muerte. Con esto, adem√°s, enviamos un mensaje importante a la sociedad, a las instituciones y sobre todo a las v√≠ctimas de este delito: al Estado s√≠ le importa lo que suceda con las mujeres y los ni√Īos que han sido maltratados sistem√°ticamente. Hay que sacar la violencia intrafamiliar de la esfera de lo privado y no darle la espalda a las v√≠ctimas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad