Recortes dolorosos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-08 05:00:00

Recortes dolorosos

Dentro del apretón del gasto que se le ha pedido al Gobierno con el objeto de poder atenuar el crecimiento de la inflación, duele que se tenga que aplicar éste también al sector educativo, tan necesitado para poder cumplir metas más ambiciosas de cobertura y calidad.
Recortes dolorosos

El informe al respecto de la ministra del ramo dice que el año entrante no podrá atender la creación de 720.000 cupos para niños campesinos, pues le harán falta $20.000 millones que esperaba destinar para tal objetivo y que significará no tener en cuenta a un 2% de la población rural infantil.

A esto se suma que en ese mismo sector rural la cobertura de educación secundaria apenas llega al 28%. Es decir, que la inmensa mayoría de personas (72%) no podrá tener acceso para poder completar siquiera su nivel medio de educación, lo cual significa automáticamente que quedarán por fuera del mercado laboral en cualquier actividad que no sea la de labores agropecuarias primarias o no especializadas.

Así mismo, significa esto que esa población no podrá desarrollar alternativas viables de crecimiento personal, y menos empresarial, porque su formación apenas le representa el poder afrontar unos oficios varios sin ninguna especialización y sin ninguna herramienta creativa que permita una evolución real dentro del crecimiento esperado. Su futuro se signará a una economía de subsistencia con la negación de posibilidades de desarrollo efectivo para ellos, sus familias y el país.

Este drama hace pensar en que es necesario proteger algunos sectores esenciales de lo que significa el recorte del gasto frente a las metas de inflación, pues Colombia no se puede dar el lujo de aplazar inversiones de tanto impacto social como a la que hacemos referencia, así los economistas puros no comulguen con un argumento de este tipo. Rudolf Hommes propone que el recorte debe ser del 10% y este se debe aplicar a todos los sectores del presupuesto y la cirugía queda lista.

Si la meta es ahorrar determinada suma de dinero, ésta se debe pensar en distribuirla entre los sectores de menor impacto para proteger a la población más débil, pues de no ser así, estaremos sacrificando el futuro de muchas generaciones de colombianos, que pasan por la vida sin una esperanza de un mejor vivir.
Es una reflexión que vale la pena ser analizada, para que no se vaya a sacrificar un objetivo tan fundamental como es el de la justicia social.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad