Conflictos de interés | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-12 05:00:00

Conflictos de interés

El prestigioso Washington Post está enfrentando las consecuencias de una mala idea que ha dejado a sus directivos mal parados y que tiene al periódico con la cara roja. Al equipo de mercadeo de ese diario se le ocurrió que el periódico podía sacarle plata al acceso que tienen sus directivos a los funcionarios al más alto nivel decisorio en la administración federal, a los poderosos miembros del Congreso y a las demás fuerzas vivas de esa capital.
Conflictos de interés

Publicaron un folleto que se distribuy√≥ entre los traficantes de influencias, los notorios lobbystas de Washington, en el que ofrec√≠an cupos, a raz√≥n de 25 mil d√≥lares por sesi√≥n o un cuarto de mill√≥n de d√≥lares por varias, para asistir junto con las directivos del diario y la plana mayor de la administraci√≥n de Obama y del Congreso a veladas en el ¬ďsal√≥n¬Ē de Katharine Weymuth, su publisher (la que publica el peri√≥dico), que es la nieta de la legendaria Katharine Graham, quien desde esa misma posici√≥n domin√≥ la escena pol√≠tica de Washington durante d√©cadas. El folleto ha circulado ampliamente y fue denunciado por Politico, un blog de Nueva York.

A los pocos d√≠as, el Washington Post respondi√≥ con un art√≠culo en el que confirmaba la existencia del folleto y dec√≠a que se estaba reconsiderando la decisi√≥n y que posiblemente se trataba de un error atribuible a la inexperiencia de la se√Īora Weymuth. Pero el blog Politico y diarios rivales como el New York Times no les permitieron esa salida m√°s o menos honrosa. Dicen que Weymuth no es ninguna ingenua, que lleva 12 a√Īos en el nivel directivo del diario y que tiene un grado de MBA de la Universidad de Harvard. El blog informa que el ombudsman del Post ha llevado a cabo su propia investigaci√≥n y ha comprobado que el folleto, el ¬ďsal√≥n¬Ē y sus implicaciones √©ticas hab√≠an sido discutidos internamente en el peri√≥dico al m√°s alto nivel.

En efecto, el director de mercadeo hab√≠a puesto en conocimiento del editor jefe las dudas que ten√≠a sobre las ramificaciones √©ticas en una nota electr√≥nica que fue conocida por la Publisher y hasta por el presidente del diario, y que se hab√≠a dicho que el folleto era ¬ďuna mala idea¬Ē.

Katharina Graham y su marido no eran ajenos a utilizar su poder para obtener objetivos pol√≠ticos, pero ejerc√≠an su poder con elegancia, desprendimiento y, sobre todo, con discreci√≥n. El abuelo de Weymuth reun√≠a a pol√≠ticos o funcionarios que estaban haciendo algo mal o contrario a lo que √©l pensaba que era conveniente y les dec√≠a que no iba a publicar nada, siempre y cuando revisaran su comportamiento y/o sus pol√≠ticas. A la luz de los est√°ndares √©ticos del periodismo actual en los Estados Unidos, esta pr√°ctica no ser√≠a considerada correcta, pero el se√Īor no lo hac√≠a para beneficio propio ni ¬ďmercadeaba¬Ē ese servicio, como lo hacen el Post y otros.

El blog Politico revel√≥ que el diario de Washington no est√° solo en ese comercio de influencias y que el Wall Street Journal y The Economist ofrecen servicios similares. En nuestro pa√≠s, conocidos periodistas tienen agencias de relaciones p√ļblicas y los columnistas tambi√©n estamos expuestos a conflictos de inter√©s. La pregunta que debe hacerse cada cual cuando estos conflictos aparecen es ¬ď¬Ņsi lo que se va a ganar vale la pena para poner en riesgo la credibilidad y el v√≠nculo que cada cual tiene con sus lectores?¬Ē, como recomienda el director del Proyecto Pew de Excelencia en el Periodismo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad