Otra vez el celibato | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

Otra vez el celibato | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-12 05:00:00

Otra vez el celibato

Otra vez el celibato

No son claros los motivos o el proceso que condujo a semejante Institución. Abundan las interpretaciones. Ni el dogma, ni la tradición primitiva lo justifican. Si bien Jesús parece que fue célibe y pidió a sus seguidores “negarse a sí mismos” y preferirlo al “padre y a la madre”, no lo exigió a sus seguidores o ministros. Pablo afirma que es preferible “juntarse que quemarse”.

La ideología platónica tuvo enorme influencia en el menosprecio de la sexualidad. El cuerpo es considerado algo deleznable y una cárcel para el hombre. Para Tertuliano y Agustín, las actividades sexuales son animales y repugnantes”, ejercidas entre “los orines y las heces”.

En general el pensamiento occidental en contraste con el oriental es negativista en estos menesteres. Mientras la vida de familia en Occidente se considera inferior a la vida consagrada, en Oriente no existe tal divorcio. Aún los monjes pueden tener sus mujeres y entrar y salir sin trabas de los monasterios, con la condición de que mientras estén en esos recintos cumplan con sus exigencias de meditación y austeridad.

Aunque algunos ven en el celibato una forma de dominio o de interés económico del aparato eclesiástico, (el celibato facilita la administración y abarata los costos pastorales), me parece que tal institución tuvo un crecimiento natural y no fue establecida sino confirmada por los Concilios.

Nació con la vida monacal con sus votos de pobreza, castidad y obediencia, considerada más tarde el estado ideal para todos los ministros.
Cuando la Institución eclesiástica se hizo pedazos en el siglo XVI con la reforma Luterana y el dominio estatal de la Iglesia inglesa por parte de Enrique VIII, también el celibato saltó hecho pedazos y tuvo que se reafirmado en la Contrarreforma del Concilio de Trento.
¿Cuál es la situación real del celibato católico en la actualidad?

Algunos se someten a él como una condición para ser ministros y otros los hacen por convicción. Hay quienes optan por ese estado de vida por comodidad, tranquilidad, seguridad, huyendo de la soledad y del desempleo. A algunos (sin ser homosexuales) la vida de pareja o de familia no les llama la atención. A otros les toca luchar contra los embates de la carne. Muchos fueron llevados a esa institución desde niños y permanecen en ella por miedo a salir o por presión cultural y social; renunciar a ese estado es a menudo una decisión heroica. Algunos llevan una vida ambigua y otros tienen sus aventuras justificándolas porque el celibato es también algo “imperfecto”. En los 60 el más famoso teólogo de su tiempo, el cardenal J. Danielou, murió en un burdel. Unos pocos se desahogan en formas nocivas y anormales como la pederastia. (No exclusiva por demás de la I. Católica).

Sin embargo, la gran mayoría, en medio de los embates de la carne, acepta con alegría ese estado por motivos espirituales y por servir a los demás.
Pero tal institución en su rigidez actual es obsoleta, innecesaria y por lo tanto la Iglesia debería ser más flexible exigiéndola solo para los conventos y haciendo fácil el volver al estado laical a aquellos que no “aguanten”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad