Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
21ºC
Actualizado 08:59 am

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-14 05:00:00

Palabras Inútiles

Giovanni Sartori, el politólogo mayor, acaba de publicar su último libro: El sultanato, que recoge artículos críticos sobre el Premier Berlusconi, mejor conocido como Il cavallieri, dada su  incontenible afición a las bellas donnas.
Palabras Inútiles

Para Sartori, más que un dictador, Berlusconi es un Sultán contemporáneo, pero para serlo, es necesario al menos un aire de familia con la dictadura,  y sobre todo con la de su tierra, el fascismo; o con el cesarismo democrático. La cuestión ahora es  –dice Sartori-  vaciar la Constitución desde el poder, hasta convertirlas en Constituciones inconstitucionales; de modo que los dictadores del siglo XXI simulan no serlo, fingen ser demócratas y erosionan las instituciones por dentro.

Se configura un sistema autoritario concentrado en una sola persona o un pequeño núcleo, que no se somete a las leyes, o que las usa para someter, a voluntad, a sus súbditos. Las dictaduras clásicas suprimían de un plumazo o golpe de Estado las democracias, a las que se consideraba corruptas, eliminando el poder legislativo y el judicial, los organismo de control, y fabricando estructuras de mando a su medida.

El dictador actual infiltra la Constitución y promueve las “democracias populares y plebiscitarias”, es la “voz del pueblo”. Lo hacen de manera gradual,  refinada, y elimina poco a poco las estructuras garantistas, los balances de poder. Y con todo el aparataje de propaganda niegan ser dictadores; son adalides de la democracia  popular, de la tiranía de las mayorías, como las denominó Tocqueville en 1832.  

Umberto Eco ha dicho de Berlusconi, que el poder prolongado siempre abusa pero, sobre todo, hastía, y que el problema de Italia no es Berlusconi, sino los italianos. Ellos están contentísimos con el Sultán, que tiene su gracia y no es un gobernante agelasta. El análisis de Sartori es pertinente para entender a nuestro Señor Presidente, que no es el problema, sino  los propios colombianos. Al presidente Uribe se lo han dicho en todos los tonos y colores, pero no hace caso. Se lo dice Obama en persona, la señora Clinton, la gran prensa extranjera.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad