Problemas de soberanía | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-17 05:00:00

Problemas de soberanía

Estoy orgulloso de pertenecer al Mundo Occidental. Me complace recibir influencia de Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Espa√Īa. Son la democracia, la ciencia, la tecnolog√≠a y libertades. No me gustar√≠a estar bajo la √≥rbita de China o de los pa√≠ses √°rabes; me sentir√≠a enjaulado.
Problemas de soberanía

Pero por pertenecer a la llamada civilización occidental no estoy obligado a aceptar todos los errores de las grandes potencias. Estoy refiriéndome a todo el apoyo que los países poderosos dieron a dictaduras latinoamericanas y a la invasión que protagonizaron algunos aliados a la antigua Mesopotamia, hoy Irak. Fueron errores que está pagando todo el mundo.

En Inglaterra, como consecuencia de la invasión, cayó el primer ministro Tony Blair y en Estados Unidos se aceleró el derrumbe del partido Republicano encabezado por el presidente Bush. Los demás países que ayudaron a este desastre han sufrido graves consecuencias, entre ellas el incremento del terrorismo y la inseguridad aldeana. Nuestro país, afortunadamente en ese momento, no cayó en la celada.

Ahora, en el momento en que tenemos dificultades con Venezuela y el Ecuador, nos parece una gran equivocaci√≥n que nuestro gobierno permita la utilizaci√≥n de nuestro territorio para la organizaci√≥n de bases militares con soldados norteamericanos. En primer lugar, en el evento que ocurriera, esta sin raz√≥n deber√≠a ser autorizada por el Senado, como lo ordena la Constituci√≥n del 91. En segundo lugar ,no nos parece positivo que nos metamos en el ojo del hurac√°n. Colombia ha sufrido desde hace m√°s de cincuenta a√Īos una violencia que casi forma parte de nuestra cultura y no debemos estimular que otro tipo de agresi√≥n pueda llegar a nuestros campos.

No se nos escapa que existe un conflicto velado entre los países árabes y los Estados Unidos, estimulado por un grupo de fanáticos al que denominan AlQaeda. Un agrupamiento de militares extranjeros en nuestro país nos convertiría en un blanco perfecto para los terroristas y por otro lado, nos convertiría en combatientes de un lado del conflicto. Podemos continuar con la asesoría de los norteamericanos e igualmente seguiremos un fluido comercio con ellos, pero de ninguna manera debemos arriesgar nuestro precario país a una verdadera hecatombe.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad