Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 08:58 am

El problema de los “alguienes” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-18 05:00:00

El problema de los “alguienes”

El problema de los “alguienes”

En la tarde, apenas llegaba de clases, mi mamá me daba un chocolate con: “Jairito, a estudiar para que cuando grande sea alguien, mijito”. Por desgracia, tanto de los profesores como de mi mamá, no cumplí ninguna de las dos, no llegué a ser grande (vainas de la genética, no del estudio) y me siento perfectamente satisfecho de no ser “alguien”.

Hoy, casi todos quieren ser alguien y ya sabemos las cosas que tienen que hacer para lograrlo. Ejemplos de “alguien” hay por todos los rumbos: Uribe y Chávez son alguien, son presidentes; Camacho es alguien, es rector de la UIS; Mancuso es alguien, es narcoparamilitar; Cano es alguien, es narcoguerrillero, etc. Lo que ellos han tenido que hacer y miles más que hay por doquier, para llegar a ser los “alguienes” que son, no tiene nombre y creo que nadie, en sano juicio, quiera seguir sus ejemplos.

El problema, lo que lleva a muchos a querer ser alguien o a seguir al que sí lo es porque no tuvieron las vísceras para hacer lo que hacen los “alguienes”, es que en el disco duro está registrada la orden y no buscarlo, querer ser nadie, no es entendible para los evolucionados cerebros de la actualidad.

Para aclarar un poco el tema, veamos algo de lo que al respecto dice el genial Osho: “Un nadie no es fenómeno ordinario; es una de las mayores experiencias de la vida: eres y al mismo tiempo no eres. Eres pura existencia sin nombre, sin dirección, sin límites... ni pecador ni santo, ni inferior ni superior, sólo silencio. Cuando sientes que eres nadie, te vuelves inmortal. El nirvana es esa experiencia de la nada, el silencio absoluto sin alteraciones, sin ego, sin personalidad, sin hipocresía; sólo silencio... y los insectos cantando por la noche”.

“No hay nada qué temer. No hay nada qué perder. Si piensas que vas a perder algo -tu nombre, tu respetabilidad, tu fama- has de saber que no valen nada. Son juguetes infantiles, no aptos para personas maduras. Y ya es hora de que madures, de que seas. Tú ‘ser alguien’ es muy pequeño. Cuanto más eres alguien, más pequeño eres; cuando dejas de ser alguien, más grande eres. Sé absolutamente nadie y serás uno con la existencia misma”.

¡Qué cosa hermosa! ¡Y pensar que aquí los “alguienes” hasta se reeligen!

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad