Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 02:24 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-18 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

coger fuerza y continuar la caminata pero a veces, casi siempre, no se puede descansar, pues resulta que los vendedores se han adueñado de los escaños, algunos, no precisamente para sentarse o descansar sino para hacer tertulia con sus colegas. Muchas veces ni ellos pueden hacerlo pues los indigentes se han tomado esto como su dormitorio, en donde pasan la noche y parte del día. ¿Quién se acerca?, sin contar con la cantidad de basura que dejan, que al no depositarla en los recipientes, cae dentro de la pileta y esto sí es un verdadero espectáculo, porque no solo nadan los peces sino también la basura; hace días veo a unos señores con chalecos de la Terminal de Transporte con tiquetera en mano… ¿qué harán??
Lo peor de todo es que a los vendedores, a los conductores de los carros que recogen y dejan pasajeros y a los niños de los visitantes, los indigentes les exhiben sus genitales alegremente, y sin pudor, pues a falta del orinal, orinan felices en los rincones de la pileta, en los de los escaños o simplemente y sin problema en los troncos de las palmas. He visto a agentes de Policía, de Policía de Tránsito y trabajadores del Acueducto , pero nadie dice nada. ¿A quién le corresponde eso? Si no se hace nada ahora, llegará el día en que no podamos pasar por ahí ni para pagar el agua.

Martha Isbelia Arias

Presidente, cierre el Congreso

Y adelante las elecciones del 2010, así falten nueve meses como un escarmiento a este Congreso (Senado y Cámara de Representantes) tan desprestigiado e ilegítimo como el actual.
En el que los congresistas en su mayoría han involucrando en escándalos como los vínculos con los grupos alzados en armas, corrupción, narcotráfico, favorecimientos en la entrega de Notarías a cambio de su voto para favorecer el trámite de varios de los proyectos en el Congreso y por último, el fallo electoral del Consejo de Estado, que anuló 34 mil votos de las elecciones del 2006 por distintos motivos como suplantación de votantes, utilización de cédulas inhabilitadas, adulteración de formularios electorales, etc.
Por eso los colombianos rechazamos la inmunidad parlamentaria, que significa impedir hacer efectiva la privación de la libertad del legislador mientras el Congreso no lo autorice.
La inmunidad parlamentaria es una figura jurídica bastante controvertida en diversos escenarios internacionales, por el uso abusivo que de ella se ha hecho, si bien en algunos casos ha servido para proteger a los políticos que desempeñan honestamente su labor partidista y hacen oposición para bien de la democracia. Pero en muchos otros ha servido para evitar que los políticos inescrupulosos sean juzgados y sancionados por cometer delitos comunes, ajenos a sus actividades parlamentarias.

Rafael Rodríguez González


De las groserías en los comentarios

En estos días me leí una columna que se titula “La cloaca”, escrita por el periodista Víctor Diusavá, en la que se refiere nada menos que a los contenidos que aparecen como comentarios al pie de artículos de prensa en Internet y cómo la mayoría de las veces, sus autores en lugar de referirse al contenido del artículo que quieren comentar, haciendo alarde de un lenguaje soez y propio de gente vulgar y de baja categoría, destinan el espacio a los insultos de grueso calibre contra quienes comentan.
Tiene toda la razón el columnista Diusavá. En muchos periódicos del país existen los comentarios y cada periódico da unas pautas que deben seguirse, entre las cuales está la que no es responsabilidad del periódico lo que allí se publique, que debe usarse un lenguaje respetuoso y sin denigrar de otras personas, difamar o calumniar. Pero por desgracia, esto poco se cumple. Se viene haciendo mal uso de estos espacios, no se respeta persona, entidad o autoridad.
No es loable ni justo derramar la viscosa irritabilidad biliosa que nos corre contra quienes comentan. Si en algo pudiéramos contribuir sería mejor comentar el fondo del artículo, si tenemos la capacidad de hacerlo guardando el respeto por quien escribe y si nos dan el derecho a disentir, ¿por qué no hacerlo con la compostura que es debida?
Gracias a Dios, en Colombia todavía se puede hablar y escribir, pero entonces guardemos las distancias.

Tobías Herrera Méndez


Bases militares

El Gobierno colombiano podría proponer la instalación de Bases Militares Bolivianas a cambio de las norteamericanas en nuestro territorio, a ver qué se le ocurre decir a Evo Morales. A pesar de que no servirían de nada, ni tienen con qué hacerlo; estoy absolutamente seguro de que las aprobarían estos “genios” únicamente para hacer gala de su espíritu contradictorio y lograr pantalla.
En el caso real en discusión, no es entrega de soberanía porque se es soberano sobre los hombres, no sobre las tierras y nuestra Independencia nadie la va a tocar si se presta territorio para parquear unas naves que van a colaborar contra el tráfico ilícito de estupefacientes nocivo para toda la humanidad, inclusive Bolivia.

Fabio A. Ribero Uribe

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad