Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
25ºC
Actualizado 04:03 pm

Los guardias que no se dejan amedrentar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-18 03:25:51

Los guardias que no se dejan amedrentar

173 uniformados, entre hombres y mujeres, garantizan la seguridad en las cárceles más peligrosas del país ubicadas en Medellín, Bogotá, Boyacá y Cali.
Los guardias que no se dejan amedrentar

Aunque el miedo es inminente en cada misión que realizan porque saben que su vida corre peligro, los guardias no se dejan amedrentar: disparos, groserías y trampas colocadas por los internos, hacen parte de su labor diaria.

GRI y Cores son los dos grupos pertenecientes a las Fuerzas Especiales del Inpec que tienen bajo su responsabilidad velar por el control de las estampidas y los motines que se registran en los centros penitenciarios del país, que albergan a 74 mil reclusos. Otra de las funciones es trasladar a los reclusos más peligrosos como los narcotraficantes, cabecillas guerrilleros y ex jefes paramilitares.

El Grupo de Reacción Inmediata (GRI) está conformado por 113 uniformados, y el otro, Comando Operativo de Remisiones Especiales de Seguridad (Cores), por 60 integrantes.

Ambas tropas tienen que responder por la tranquilidad en las prisiones y la seguridad de los reclusos en diligencias judiciales como las de David Murcia Guzm√°n, cerebro de la intervenida comercializadora DMG, o el cabecilla del frente ¬ĎAntonio Nari√Īo¬í de las Farc, Bernardo Mosquera Machado, alias El Negro Antonio.

Seg√ļn el Inpec, los centros carcelarios del pa√≠s donde m√°s se requiere su apoyo son La Modelo y La Picota de Bogot√°; Bellavista (Medell√≠n), Villahermosa (Cali) y C√≥mbita (Boyac√°).

Hoy solamente seis mujeres hacen parte de estos comandos.

Amenazas diarias

Uno de los encargados del grupo Cores es el cabo Carlos Julio Salda√Īa Carvajal, quien se desempe√Īa como inspector. Acerca de su trabajo asegura que cuando los delincuentes son capturados intentan intimidar a los uniformados. Eso se repite con m√°s vehemencia en casos de alta peligrosidad.

¬ďUstedes tienen el poder aqu√≠, pero afuera es a otro precio¬Ē, afirma Salda√Īa, mientras empu√Īa su mini-fusil, utilizado para desarrollar maniobras de asalto y advierte que ¬ďmientras est√©n detenidos en una c√°rcel los haremos cumplir las normas¬Ē.

Este suboficial dice que aunque el miedo es latente, sus hombres est√°n preparados para enfrentar cualquier circunstancia que se presente, ya sea por hacinamiento o por falta de personal de seguridad en los patios de diferentes reclusiones.

Por su parte, el teniente Luis Ernesto Hurtado Jacinto, comandante de los grupos especiales, manifest√≥ que para apoyar a sus hombres est√°n acompa√Īados de perros, a los que se les asigna la detecci√≥n de narc√≥ticos y explosivos.

La preparación de estas Fuerzas Especiales la deben al Esmad de la Policía (Escuadrón Móvil Antidisturbios) y al DAS. Estos se encargan de dictarles programas especiales relacionados con disturbios, protección a dignatarios y tareas antiterroristas.

El toque femenino

Zuleima Torres es una de las mujeres de estas fuerzas especiales. Nació en Santa Marta (Magdalena) y asegura que sólo tiene un apellido porque su padre falleció cuando apenas era una bebé y su progenitora quiso que llevara sólo el de ella.

Ahora, a sus 26 a√Īos, se desempe√Īa como una de las seis damas que conforman las unidades exclusivas de seguridad del Inpec.

¬ďSiempre me llam√≥ la atenci√≥n el orden y la disciplina; por eso hago parte de este comando. Adem√°s, pienso que mi trabajo es de admirar, porque casi nadie se le mide a esta actividad¬Ē, narra Zuleima, quien a pesar de inspirar mucho respeto, es claramente t√≠mida.

Uno de los operativos que m√°s recuerda es el que se registr√≥ cuando apenas llevaba un mes como comando: ¬ďentramos a chocar con los internos en Bellavista (Medell√≠n), ese d√≠a nos toc√≥ aguantar muchos insultos¬Ē, recuerda.

¬ďEn esa ocasi√≥n los internos nos recibieron a bala, pero nunca baj√© la guardia, siempre estuve a la expectativa sobre qu√© pod√≠a pasar. Para uno como mujer esto es muy duro, pero me gusta afrontar retos¬Ē, agrega.

Zuleima es dragoneante y a pesar de que lleva tan s√≥lo siete meses en este grupo asegura que quiere quedarse hasta que Dios lo permita; ¬ďahora me encuentro muy contenta con el grupo, me gusta estar en la parte operativa y viajar¬Ē, se√Īala entusiasmada.

Los internos m√°s problem√°ticos ¬Ėreprocha esta samaria- se encuentran en su natal Santa Marta, otros est√°n en Medell√≠n. Eso ¬Ėexplica- se da por el ambiente y el calor, eso hace que el recluso sea m√°s impaciente, contrario sucede en Bogot√° o Boyac√°, all√≠ es menos complicado el trabajo.

Un d√≠a normal de Zuleima, al igual que sus compa√Īeros, comienza a las 5 de la ma√Īana. Se transporta hacia la c√°rcel La Picota donde queda la zona de entrenamiento del GRI, se pone su camuflado y empieza su labor.

Por su parte, los miembros del Cores llegan a la cárcel Modelo de Bogotá donde está ubicado su centro de operaciones, y lo primero que hacen es mirar si tienen que trasladar un interno y determinar a qué cárcel del territorio nacional, para revisar su plan de trabajo.

Hacer sacrificios

La directora del Inpec, Teresa Moya Suta, asegura que los hombres y mujeres que conforman los grupos Cores y GRI arriesgan sus vidas por mantener el orden y proteger la vida de los internos, por lo que los considera seres excepcionales.

¬ďLes toca hacer esfuerzos terribles, pasan d√≠as, noches y semanas enteras viajando lejos de sus familias para recuperar el orden en un establecimiento carcelario. Son personas que se han preparado y contin√ļan capacit√°ndose para dar lo mejor¬Ē, sostiene.

Por esa raz√≥n, Moya revel√≥ que se est√° estudiando la posibilidad de ampliar la capacidad de estos grupos, ¬ďtodo depende de la parte presupuestal, eso nos limita¬Ē.

Trasladan e incautan

El sargento inspector Luis Alberto Méndez Paredes llegó del municipio de Piedecuesta y es uno de los hombres más experimentados en el traslado de internos.

¬ďComo toda persona y ser humano es l√≥gico sentir temor dentro de los traslados que se hacen, por eso lo primero que se mira es el perfil de la persona que se va a trasladar¬Ē, explica.

Seg√ļn M√©ndez, las unidades de guardia utilizan varios esquemas seg√ļn corresponda. ¬ďHay uno que denominamos ¬Ďdiamante¬í donde se hace una especie de caj√≥n para proteger al personaje. Para esto utilizamos diez personas¬Ē, a√Īade.

Dentro de los operativos tambi√©n se realizan incautaciones, en los que seg√ļn la Directora del Inpec y el Director de los grupos especiales, se hallan celulares, drogas y alcohol.

¬ďEso es lo m√°s notorio y en su mayor√≠a es material transportado por algunos visitantes que se prestan para esto¬Ē, advierte el teniente Luis Ernesto Hurtado, quien explic√≥ que una de las modalidades que utilizan es por medio de ¬Ďmulas¬í que introducen en sus partes √≠ntimas unas bolas que llaman ¬ďhuevos¬Ē de marihuana y alcohol. Estas, al interior de un establecimiento carcelario pueden llegar a valer hasta 500 mil pesos.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad