Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

“Se requiere más inversión para la niñez y menos para el ladrillo” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-19 05:00:00

“Se requiere más inversión para la niñez y menos para el ladrillo”

Que las administraciones invier-tan más recursos en los programas para la infancia y entiendan que una ciudad no sólo se construye con obras de concreto, es uno de los llamados que hace el director regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, Luis Alejandro Rivero Osorio. 
“Se requiere más inversión para la niñez y menos para el ladrillo”

A propósito del reciente caso en el que el bebé Esteban Alejandro fue asesinado por su propia madre, pero también de las denuncias de abusos sexuales cometidos contra menores de edad, Vanguardia Liberal habló con el funcionario sobre este panorama:

preguntas y respuestas

¿Cómo califica la situación de la infancia y la adolescencia en la región?
Lo vemos con preocupación por los casos que últimamente se han presentado, específicamente el tema de abuso en menores de edad que tuvimos en menos de dos meses seis casos reportados. Pero también manifestamos satisfacción por-que está aumentando la denuncia… Ahora la madre tiene menos temor y tiene el valor civil y moral de denunciar y defender a sus hijos, así el padre (por lo general el abusador) sea el que sostenga económicamente la casa.

Ahora que se refiere al abuso sexual, sólo el mes pasado las autoridades capturaron a 8 adultos por el delito de agresiones sexuales contra menores de edad…
Eso es terrible. La cifra se ha disparado y consideramos, porque quizá no hay una respuesta científica, que es producto de la descomposición familiar y la pérdida de valores. Estos fueron casos en los que los abusadores venían actuando contra estos menores durante muchos años y que ahora se conocen gracias a la denuncia… Los estudios han dicho que la persona que es abusada en su mayoría termina abusando y repitiendo su historia de vida con otros.  

¿Qué tipo de programas desarrollan con los niños que ahora están siendo abusados o maltratados para que no se repita la historia?
Apenas son denunciados los casos, comenzamos con los menores un trata-miento especial que incluye tratamiento psicológico y acompañamiento a la fami-lia.

¿Hay indicios que evidencien que un niño está siendo víctima de abusos sin que nadie lo note?
Sí. El niño que era antes alegre, se vuelve introvertido, no quiere ir al colegio, le da miedo la oscuridad, no se alimenta bien y presenta agotamiento. También puede presentar sangrados en sus órganos genitales o evidencias de golpes, cuando el menor opone resistencia al abuso… Es importante que los padres de familia hablen con sus hijos de forma abierta y con la verdad: sobre cómo cuidar su cuerpo, que hay partes íntimas y qué diferencia hay entre una caricia de afecto y una caricia que termina en abuso.

El año pasado Medicina Legal reportó 448 casos de niños víctimas de delitos sexuales en la ciudad y el área, es decir, más de uno diario…
Sí, es una situación que nos preocupa. Cabe aclarar que el abuso sexual no es sólo la penetración. También se presenta cuando se usa a los niños para la pornografía infantil o para incitarlos a que vean o participen de un acto de masturbación. Todo esto está tipificado en la Ley y esperamos que los abusadores reciban penas iguales o superiores a 60 años.
Los estudios apuntan a que la mayoría de los abusadores son familiares. ¿Qué sucede entonces en las familias?
Es así y sucede porque ocurre en entornos donde hay confianza y no se tiene que emplear la fuerza, como sucedería si el abusador fuera un extraño. Por lo general, en el 90% de los casos, el agresor es el padre, padrastro o un pariente cercano a la víctima.

En 2008 Medicina Legal registró en la región 300 casos de menores víctimas del maltrato. ¿Este es el otro gran flagelo que hace parte del panorama de la violencia intrafamiliar?
La denuncia de los casos de maltrato también ha aumentado y necesitamos que la gente nos aporte información para poder actuar. Por lo general muchos de los casos obedecen a problemas de adultos, relacionados con la falta de tolerancia, consumo de bebidas alcohólicas y la situación económica.
Pero hay que aclarar que ese maltrato no siempre es físico. Lo hay también psicológico y por negligencia, cuando, por ejemplo, se le dice al niño que no sirve, o se le niega la educación o la alimentación.

El año pasado 23 menores fueron asesinados y otros 6 decidieron quitarse la vida. ¿Cómo ve esta situación?
Es también un tema importante y por eso es que cuando se va acabar el año escolar les decimos a los padres que estén pendientes de cualquier comportamiento del niño o joven, cuando expresan por ejemplo “que se quieren morir”. Hay que estar atentos a esas frases y buscar lo más pronto ayuda.
Frente a los asesinatos y muertes de menores, claro que nos preocupan, pero estos casos son más aislados y tienen que ver con menores infractores, hurtos, consumo de sustancias o producto de guerras de pandillas o balas perdidas.

Las entidades del Estado aseguran que los casos de violencia que involucran a jóvenes se han reducido, pero esa no es la percepción que uno tiene si va a los barrios más deprimidos…
Esa percepción que se tiene sí es cierta. Los casos de responsabilidad penal en menores de edad se nos han incrementado. Sucede que un infractor menor de 14 años para él las penas no incluyen la privación de la libertad, entonces eso facilita que estos jóvenes sean usados, por ejemplo, para la distribución y el transporte de drogas, así como para la comisión de otros delitos.  

Ahora que habla de infractores, sólo en tres meses de operación del nuevo sistema de responsabilidad penal para adolescentes, 254 menores fueron capturados en flagrancia este año en la ciudad y el área por distintos delitos…
Sí, todos estos casos se dan en la medida en que no haya generación de empleo, en que en nuestro hogar no haya diálogo, valores y principios. También porque las leyes son flexibles en tanto los menores de 14 años no son judicializados que, como dije, son utilizados por adultos para cometer diferentes delitos.

Siempre se establece una relación entre bajos niveles socioeconómicos y altos índices de violencia. ¿En otros contextos también se presentan estas tragedias de la infancia?
El 90% de los casos de violencia, abuso y delincuencia se presenta en los niveles socioeconómicos 1 y 2, porque influye el contexto de falta de oportunidades y bajos índices educativos. Sin embargo, en los niveles 4 y 5 también se presentan denuncias, relacionadas principalmente con el maltrato.

En la ciudad se presentó un hecho trágico que conmocionó al país y fue el asesinato del bebé Esteban Alejandro. ¿Es probable que estas tragedias sigan sucediendo?
Es probable, pero esperamos que jamás vuelva a suceder. Todo lo que sucedió le hizo daño a la ciudad y al Departamento. Por eso apenas sucedió el hecho, hicimos un llamado a la comunidad para que en caso de no poder sostener a un hijo, sea la razón que sea, existen instituciones como la nuestra que los acogen, les da afecto y los vincula al programa de adopción.
Lo otro que hay que aclarar es que a la mujer que cometió el hecho no se le puede estigmatizar. Sólo los estudios e investigaciones dirán qué fue lo que pasó.

Se siguen presentando casos de niñas embarazadas, con edades entre los 10 y 14 años…
El embarazo adolescente se ha incrementado porque cada vez los jóvenes tienen relaciones sexuales más temprano. Esto tiene mucho que ver con el contexto familiar y el nivel de educación. Hacemos un llamado para que los jóvenes que viven esta situación se acerquen a nuestra institución que cuenta con programas de acompañamiento y hogares sustitutos.

¿Cree entonces que parte de los casos de abuso y maltrato se siguen presentado porque por lo general quedan en la impunidad?
Sí, por eso frente al tema del abuso sexual lideramos la recolección de firmas para que las leyes endurezcan las penas para castigar este delito. Si bien reconocemos que las penas no son la solución a un abuso, consideramos que sí resultan ser una medida preventiva. Hay casos de personas que han cometido hasta 4 abusos sexuales y sólo reciben 8 años de prisión.

Por último, es claro que existen recursos públicos y programas institucionales para hacerle frente a este panorama, ¿pero para usted cuál es la real solución?
Digo con toda seguridad y certeza que debe ser un mayor compromiso de las administraciones municipales y departamentales. A veces se tienen los recursos y no hay voluntad de que sean destinados para los programas de la primera infancia. Por ejemplo, existen programas juveniles pero aún no podemos llegar a donde queremos, por falta de disponibilidad financiera. Por eso reitero, las administraciones deben tener mucho más corazón con la niñez y menos con los ladrillos. Nada tiene una retribución más alta que lo que yo puedo invertir en la niñez.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad