Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

$3’900.000.000.000 | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-19 05:00:00

$3’900.000.000.000

La cifra es necesario ponerla así, en números crudos, para apreciar su dimensión real. Es que la corrupción en Colombia se volvió tan frecuente, que las repercusiones del flagelo en la vida diaria del país, perdieron gran parte de su significado para la opinión pública nacional.
$3’900.000.000.000

De hecho, el fenómeno está tan presente en todo lo que tenga que ver con el sector público, que ya se toma como un factor normal, como un problema, sí, pero prácticamente inextirpable. En pocas palabras, como un mal con el que lamentablemente es obligatorio convivir.

Sin embargo, las declaraciones más recientes de Óscar Ortiz González, Zar Anticorrupción, en su visita a Bucaramanga, son asombrosas.

Según Ortiz González, anualmente los sobornos de contratistas a funcionarios oficiales para que les otorguen contratos de manera irregular, así como  los sobrecostos de las obras y los negocios que realiza el sector público, para enumerar apenas algunos elementos del problema, le cuestan al país 3,9 billones de pesos.

Sí, $3’900.000.000.000 que equivalen a lo que cuestan dos años de seguridad democrática, 180 mil viviendas de interés social y una reforma tributaria como la que precisamente pretende impulsar el Gobierno por estos días.

Puesto de otra manera para que la ciudadanía despierte y le dé la importancia que amerita el fenómeno, con esa suma, a 45 millones de colombianos les toca sacar a diario de su bolsillo más dinero para pagar uno de los IVA más onerosos del planeta. Además, para mencionar apenas otro ejemplo entre miles, no pueden hacerse a la ilusión de comprar un carro, porque por cuenta de los impuestos que se necesitan para alimentar los siempre hambrientos presupuestos públicos saqueados por la corrupción, deben pagar los vehículos más onerosos del hemisferio.

Lo anterior, claro, sin contar las obras públicas que no se realizan por la falta de fondos que se apropian los corruptos, o las condiciones lamentables en las que viven millones de compatriotas por la escasez de inversión social, responsable de que cientos de municipios no tengan ni siquiera agua potable y lo que es más vergonzoso aún, que niños colombianos mueran de hambre en pleno siglo XXI.
 
De hecho, es necesario decir que incluso los 3,9 billones de pesos extraviados en los laberintos del delito, están mal calculados. Y están mal calculados, porque estiman en un 12,9% el soborno sobre el valor total de los contratos públicos, porcentaje que como sabe todo el país menos aparentemente la Fiscalía, hace años sobrepasó el 20%.

En fin, el impacto de la corrupción en el país es escalofriante, así ningún analista o político en campaña la haya ligado hasta ahora al conflicto armado interno o la inseguridad que viven todas las ciudades del país. Tal vez si alguien lo hiciera, el Estado se daría cuenta de que debe ser combatida con igual o mayor ahínco que el narcotráfico, el paramilitarismo o la guerrilla.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad