Matar a un ruise√Īor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-19 05:00:00

Matar a un ruise√Īor

Creo que con el nombre de esa novela¬† titul√© un art√≠culo de cuando asesinaron en el pa√≠s a alguien inofensivo que trinaba tan dulce como ese pajarillo. Ahora matar¬† a Pepe, el hipop√≥tamo como dir√≠a alguien, fue m√°s que un crimen, un error. Un error que pesar√° como una monta√Īa, dir√≠a Mao, de la muerte de un amigo. No s√© por qu√© los militares despu√©s de tantos a√Īos de lidia con enemigos ma√Īosos¬† y mesi√°nicos, siempre caen en los mismos errores.
Matar a un ruise√Īor

La muerte del hipop√≥tamo fue una bomba caza bobos. Retratarse una patrulla del ej√©rcito sonriendo con el inofensivo hipop√≥tamo acribillado a sus pies, es darle a todas las ONG que est√°n contra este pa√≠s un papayazo, tan grande como otra monta√Īa. Qu√© no se dir√°¬† de aqu√≠ en adelante, la operaci√≥n Jaque quedar√° borrada ante la muerte del inmenso herb√≠voro. Ese peque√Īo insecto depredador que pas√≥ a ser el Director de la Corporaci√≥n de Antioquia, le tendi√≥ una trampa al pa√≠s y a nuestros ingenuos soldados.

Ya el da√Īo est√° hecho, defendamos a los que quedan. De todo este episodio queda algo tambi√©n positivo como de todos los hechos que suceden en la vida; ya sabemos que el Magdalena Medio y seguramente toda la cuenca es magn√≠fica para la cr√≠a de hipop√≥tamos o si no, Pepe y su familia hubiesen muerto. Pong√°monos a criar hipop√≥tamos con fines comerciales, que su carne es exquisita como la de los Tinajos, tienen varias clases de carnes y tocinos jugosos de diferentes sabores; el que no ha comido Tinajo no sabe lo que es un manjar de dioses , como parece ser la carne de este tierno herb√≠voro africano.

√Ālvaro Rey, nuestro querido amigo y hoy fallecido Presidente de Fedecacao, contaba haber participado de un fest√≠n en √Āfrica en donde el plato principal fue un guisado de hipop√≥tamo adobado en salsas de plantas extra√Īas que embriagaban la mente tanto como los ex√≥ticos sabores de los licores de palmas.¬†¬† Y es que casi todo lo que se le deja a los bur√≥cratas del Estado son equivocaciones. Cuando se trajeron los B√ļfalos al pa√≠s , por ser estos de color negro ,los llevaron a las selvas del Choc√≥ en donde no existen las gram√≠neas, no murieron porque derribaron √°rboles y se comieron las hojas .

Luego tuve la oportunidad de traerlos al Magdalena Medio siendo secretario de Agricultura de Santander y hoy tenemos un desarrollo bufalero que es orgullo para el país. Ahora que en el comienzo de este artículo  me refería a los soldados, esta palabra a veces tan metálica, se me vuelve nostalgia. Un tío,  con nombre de poeta latino, fue militar.

T√≠o Horacio, con el rango de soldado voluntario, se fue a la guerra con el Per√ļ; amaba el campo y los animales, vivi√≥ siempre en armon√≠a con la naturaleza. As√≠ hubiese estado muri√©ndose de hambre en las selvas del Per√ļ no habr√≠a disparado contra un mico. Al final de su vida lo vi ascender¬† por las selvas de Corbaraque a su finca entre rel√°mpagos y chubascos, a toparse con los picures y las dantas¬† que se espantaban a su paso. Eran otros tiempos y otros soldados.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad