Matar a un ruiseñor | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Matar a un ruiseñor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-19 05:00:00

Matar a un ruiseñor

Matar a un ruiseñor

La muerte del hipopótamo fue una bomba caza bobos. Retratarse una patrulla del ejército sonriendo con el inofensivo hipopótamo acribillado a sus pies, es darle a todas las ONG que están contra este país un papayazo, tan grande como otra montaña. Qué no se dirá  de aquí en adelante, la operación Jaque quedará borrada ante la muerte del inmenso herbívoro. Ese pequeño insecto depredador que pasó a ser el Director de la Corporación de Antioquia, le tendió una trampa al país y a nuestros ingenuos soldados.

Ya el daño está hecho, defendamos a los que quedan. De todo este episodio queda algo también positivo como de todos los hechos que suceden en la vida; ya sabemos que el Magdalena Medio y seguramente toda la cuenca es magnífica para la cría de hipopótamos o si no, Pepe y su familia hubiesen muerto. Pongámonos a criar hipopótamos con fines comerciales, que su carne es exquisita como la de los Tinajos, tienen varias clases de carnes y tocinos jugosos de diferentes sabores; el que no ha comido Tinajo no sabe lo que es un manjar de dioses , como parece ser la carne de este tierno herbívoro africano.

Álvaro Rey, nuestro querido amigo y hoy fallecido Presidente de Fedecacao, contaba haber participado de un festín en África en donde el plato principal fue un guisado de hipopótamo adobado en salsas de plantas extrañas que embriagaban la mente tanto como los exóticos sabores de los licores de palmas.   Y es que casi todo lo que se le deja a los burócratas del Estado son equivocaciones. Cuando se trajeron los Búfalos al país , por ser estos de color negro ,los llevaron a las selvas del Chocó en donde no existen las gramíneas, no murieron porque derribaron árboles y se comieron las hojas .

Luego tuve la oportunidad de traerlos al Magdalena Medio siendo secretario de Agricultura de Santander y hoy tenemos un desarrollo bufalero que es orgullo para el país. Ahora que en el comienzo de este artículo  me refería a los soldados, esta palabra a veces tan metálica, se me vuelve nostalgia. Un tío,  con nombre de poeta latino, fue militar.

Tío Horacio, con el rango de soldado voluntario, se fue a la guerra con el Perú; amaba el campo y los animales, vivió siempre en armonía con la naturaleza. Así hubiese estado muriéndose de hambre en las selvas del Perú no habría disparado contra un mico. Al final de su vida lo vi ascender  por las selvas de Corbaraque a su finca entre relámpagos y chubascos, a toparse con los picures y las dantas  que se espantaban a su paso. Eran otros tiempos y otros soldados.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad