Pesadillas por un hipopótamo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 09:02 pm

Pesadillas por un hipopótamo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-19 05:00:00

Pesadillas por un hipopótamo

Pesadillas por un hipopótamo

No se trató de nada casual. Se escogió un animal extranjero adquirido mediante lavado de dinero del narcotráfico y dado que nadie se puede permitir el lujo de robarlo por la dificultad de esconderlo en la casa, alimentarlo o resistir su bostezo en las mañanas, se recurrió al viejo truco de hacerlo aparecer como si hubiera escapado. Nada más absurdo, nadie escapa de donde está cómodo, lo que equivaldría a decir que Cano quiere escapar de las Farc.

Se inició la persecución del susodicho pero por tratarse de un área tan grande y la falta de personal, se recurrió a los campesinos advirtiéndoles del peligro que representaba para las comunidades el que un animal de estos alcanzara a alguien. Nada más absurdo, es mucho más fácil que Ernesto Samper pudiera alcanzar a cualquiera de los candidatos a la Presidencia. Efectivamente no se capturó, simplemente se avisó a las autoridades dónde estaba, las cuales bajo la disculpa de la sedación, procedieron a darlo de baja.

Ante semejante despropósito, todas las noticias, editoriales y opiniones se dedicaron por completo a analizar el hecho, señalando que se trataba de crear una cortina de humo para no dejar ver las implicaciones de la elección del nuevo Fiscal, ni las clases de derecho del procurador a la Corte Suprema de Justicia. Otro de los detalles de la operación, tiene que ver con el número de hipopótamos que quedan en cautiverio: cuarenta. En el caso de una liberación a cuentagotas de los secuestrados gracias a la labor humanitaria, se liberarán en igual número los restantes animales para así quitarle el protagonismo a Piedad, quien aspira a un golpe de opinión……”.

No resistí seguir con la lectura de tamaño absurdo y empecé a buscar el autor de la columna esperando encontrar cualquiera de la revista Semana o a Puno Ardila que buscó mil razones para no votar por Uribe cuando una es suficiente o a Eduardo Muñoz a quien últimamente le extraño su objetividad y para mi sorpresa encuentro que se trata del ajedrez agropecuario. En ese momento un ladrido de Pirata me despierta y en mi desasosiego le cuento el sueño a Luisa, quien me advierte que éstos  se deben contar para que no ocurran y por eso prácticamente me he sentido obligado a contárselo a los lectores.

También me hice el propósito de desconfiar de los análisis que en forma habitual despotrican de cuanto ven, encuentran fantasmas por todas partes y jamás volveré a comer fríjoles en la noche so pena de tener tamañas pesadillas.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad