Hay quienes llevan una doble vida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Jueves 21 de Agosto de 2014
Familia
2009-07-20 05:00:00

Hay quienes llevan una doble vida

Hay quienes llevan una doble vida
Algunos hombres casados tienen una doble vida. ¬ďHay hombres casados que tienen una amante con la cual duran mucho, hasta a√Īos de relaci√≥n, ¬Ņson realmente felices viviendo as√≠, una doble vida, duermen bien al lado de la mujer que enga√Īan?¬Ē

Se pregunta Myriam, una mujer de 43 a√Īos que estuvo casada durante 20 con un hombre de negocios pr√≥spero e inteligente. En el aniversario n√ļmero 21, √©l mismo decidi√≥ confesarle que durante 10 a√Īos tuvo una amante con la cual ten√≠a otro hogar, hijos y una familia compuesta, igual que la suya.

Myriam se sinti√≥ desfallecer. ¬ŅQu√© har√≠a despu√©s de tantos a√Īos de matrimonio? ¬ŅSe divorciar√≠a? ¬ŅSeguir√≠a con √©l, sabiendo que hab√≠a llevado una doble vida?
La raz√≥n por la que su esposo decidi√≥ confesarle la verdad: su amante hab√≠a fallecido en un accidente automovil√≠stico, y √©l quer√≠a que Myriam se encargara de los dos ni√Īos de la pareja.
¬ŅPodr√≠a hacerlo?

La otra cara de la moneda

Miguel lleva a√Īos manteniendo dos familias en forma paralela. La que estableci√≥ junto a su esposa hace 30 a√Īos y la que tiene en forma clandestina hace 15.
Jaime tambi√©n tiene dos familias, con la diferencia de que sus dos ¬ďesposas¬Ē conocen la situaci√≥n.

La bigamia en Colombia est√° penada por la ley. Sin embargo, en la pr√°ctica se dan casos en que hombres y mujeres ¬Ėaunque en menor porcentaje- mantienen no s√≥lo un amante, sino una familia bien constituida.

Pero, ¬Ņqu√© motiva a un hombre casado y con hijos, a establecer y mantener otra familia al mismo tiempo?
¬†¬ďEl asunto es confuso¬Ē, comenta la psic√≥loga Yadira Mateus, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

¬ďEn el caso de una persona que tiene varias relaciones, referir√≠amos, m√°s que a alguien con doble vida, a un caso de machismo, tradicionalmente entendido, en donde su poder se ratifica a trav√©s del sostenimiento de m√°s de una mujer que se dedica a √©l.

¬ďPor otro lado, si hablamos de la ¬Ďdoble vida¬í, podr√≠amos estar frente a una situaci√≥n de inconformidad y carencia en el √°mbito afectivo, que solo puede compensarse encontrando diferentes elementos que lo satisfacen en cada uno de sus hogares¬Ē, puntualiza la psic√≥loga.

¬ďHace a√Īos que tengo dos familias. Con mi se√Īora tenemos cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres. Mi relaci√≥n con ella es muy buena. Es due√Īa de casa y siempre se ha preocupado de atendernos.

¬ďElla sabe que tengo otra familia, con dos ni√Īos chicos. Mis dos hijos mayores no saben nada. Nunca les hemos contado, porque no creo que lo entiendan. No as√≠ mis hijas, quienes han sido mi gran apoyo¬Ē, afirma Jaime

Jaime, de 45 a√Īos, es empresario y trabaja mucho para mantener a sus dos familias, tanto econ√≥mica como emocionalmente. No tiene problemas en reconocer que es machista y que, por lo tanto, cuenta con algunos derechos que no concibe extensibles a las mujeres.

En el caso de Miguel,¬† su esposa no sabe de su doble vida, por tanto los esfuerzos que debe hacer por mantener a las dos ¬ďcontentas¬Ē son muchos.
Por su parte, Myriam decidió separarse de su esposo y empezar de nuevo, aunque es difícil.

¬ďReconozco que tuve valor para separarme, no fue f√°cil, pero comprend√≠ que aunque la otra mujer no estuviera, nunca podr√≠a volver a confiar en √©l. No le confiar√≠a mi vejez¬Ē.

Finalmente, Myriam ratifica que ¬ďno le voy a ahorrar el trabajo de responsabilizarse como padre si cr√≠o yo a su otro hijo. No es que no lo pueda hacer, pero eso ser√≠a aplaudirle su falta¬Ē.

LA VOZ DEL EXPERTO
Raquel Badilla / Psicóloga clínica

¬ďLlevar una doble vida es tener alguna relaci√≥n, h√°bito o actividad paralela a la ¬Ďvida cotidiana y com√ļn¬í. Podr√≠an existir dos causas concomitantes; la falta de claridad respecto a su propia identidad y objetivos vitales por un lado y el choque de ello con los prejuicios sociales o con las demandas de adecuaci√≥n de la sociedad.

En situaciones de doble vida m√°s ¬Ďgraves¬í, podr√≠a plantearse la existencia de alg√ļn trastorno de personalidad, que implique la presencia de un trastorno de identidad, es decir, que la persona tenga poca claridad respecto a qui√©n es y qu√© es lo que quiere, cu√°les son sus objetivos vitales. Puede existir muchas veces una doble vida, sin que haya un cuadro psiqui√°trico o trastorno psicol√≥gico asociado¬Ē.

LISTA
Empezar a sospechar

 

1 Tener una explicación demasiado pensada para sus ausencias.
2 Llamadas misteriosas.
3 Una rutina de trabajo bien manejada. Nunca puede hacer una excepción.  
4 Nunca lleva a sus amigos a la casa.
5 Perdida de interés sexual, inventando excusas para no tenerlo.
6 Gastos de dinero injustificados.

LA VOZ DEL EXPERTO
MartHA c√ĀCERES / Psic√≥loga de familia

¬ďLa raz√≥n por la cual los hombres, algunas veces, llevan una doble vida, se debe en muchas ocasiones a la cultura machista que aplaude estos comportamientos masculinos. Que el hombre sostenga dos o m√°s hogares aunque es un delito que se llama bigamia, no es censurado realmente por la sociedad. En el caso de las mujeres, este comportamiento cultural se presenta en menos medida, pero est√° aumentando con el curso de los siglos.

No siempre los hombres por influencia cultural sostienen dos hogares. En algunas ocasiones, existe una real carencia afectiva y una falta de identificaci√≥n con la familia constituida en primera instancia. Despu√©s, el hombre no es capaz de enfrentar la realidad y por eso prefiere mantener las cosas para evitar tomar las riendas de su responsabilidad¬Ē.

otras vidas

Los expertos afirman que existen otros casos en los cuales es posible que las personas lleven una doble vida:

*La bisexualidad y la homosexualidad: a√ļn en este siglo y debido a las imposiciones de la sociedad y la religi√≥n, las personas bisexuales y homosexuales se ven abocadas a llevar un matrimonio por conveniencia y sostener relaciones con personas de su mismo sexo.

*El juego: aunque en alg√ļn momento se sale de las manos, los lud√≥patas o adictos al juego suelen mostrarse tranquilos en casa y pasar el resto de su tiempo libre jugando. Cuando ya han perdido el trabajo, siguen fingiendo ante la familia por temor al rechazo.

*Alcohol y drogas: las personas con adicciones como el alcoholismo y la drogadicción parecen no tener problemas al principio, pero en su cabeza no hay otra cosa diferente que sus obsesiones. Al final, la imposibilidad de mantener un hogar y una familia decanta en la degradación del adicto.

 

Publicada por
besteban@vanguardia.comBelkys P. Esteban

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducci√≥n total o parcial, sin autorizaci√≥n escrita de su titular. Términos y condiciones