El imperio de la corrupción | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:14 am

El imperio de la corrupción | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-21 05:00:00

El imperio de la corrupción

El imperio de la corrupción

Hace unos años el presidente Virgilio Barco Vargas le propuso al país volver al esquema de partido de gobierno y partido de oposición para que, mientras el partido de gobierno detentara el poder, los demás partidos se dedicarán a vigilar su comportamiento a fin de que estuviera en todo momento acorde con las leyes y la ética. Desafortunadamente para la Patria no se le hizo caso.

Luego de muchos años de violencia partidista, el Frente Nacional, mediante la estrategia de compartir el gobierno, logró una paz muy anhelada y deseada por todos los colombianos pero, desafortunadamente, al permitir que unos y otros sacarán tajada del ponqué burocrático y político, sin que nadie vigilará, disparó la corrupción y los amañamientos en la práctica política y administrativa.

La democracia, se ha pregonado siempre, es el sistema ideal de “gobierno con el pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, pero, para que este ideal se convierta en realidad, es premisa fundamental que exista una cultura política ciudadana que permita que todos voten siempre por quien consideren el mejor candidato, pensando en la conveniencia general y no particular. Desafortunadamente esta no es la realidad en nuestra amada Colombia.

Por lo anterior, la práctica de la elección popular de alcaldes y gobernadores instaurada en nuestra Patria por la Constitución del 91, lejos de convertirse en un avance democrático, sólo sirvió para disparar la corrupción a niveles nunca antes sospechados, porque la búsqueda de ser elegido a cada Gobernación y cada Alcaldía, se convirtió en un negocio sucio en el cual hay que invertir cientos y miles de millones de pesos que luego deberán ser recuperados con creces y sin ética durante el período de gobierno. Es por esto que ya se ha oído en diferentes ámbitos la conveniencia de volver al sistema presidencial, para que la máxima autoridad escoja gobernadores probos y honestos, los que a su vez se comprometerían y escogerían alcaldes con las mismas características de señorío y eficiencia.

Ojalá volvamos a los cauces de la legalidad y de la ética antes de que el País se asfixie con tantos falsos positivos, CVYs, sobornos al policía y a los inspectores oficiales, vacunas no legales, retenes particulares y ahora, la vulgar idea de colocar límites de velocidad como para coche fúnebre, en carreteras nacionales, a fin de que el policía de turno haga su agosto en cada fin de semana.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad