Playa, brisa y mar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-09 05:00:00

Playa, brisa y mar

Dios le ha dado a uno de los mejores regalos de la naturaleza a nuestra patria Colombia: su Mar Caribe con las playas de Santa Marta y Cartagena. Estar en el Rodadero y especialmente en Costa Azul, es comparable a estar en el paraíso, con la diferencia de que este no tenia mar.
Playa, brisa y mar

Uno de los grandes amigos, que me conforta tener, me consiguió descripciones especiales sobre la bella Santa Marta, y como no hay nadie que lo haga mejor, me permito transcribir alguna parte de su belleza.

Es la más antigua ciudad hispánica del país, desde la cual se adelantó la conquista del Nuevo Reino.  Su emplazamiento fue escogido por la belleza y seguridad de su imponente bahía.  Aunque sus méritos arquitectónicos no alcanzaron el tamaño ni la calidad de Cartagena (en realidad se trataba de un territorio pobre -casi desértico- y muy alejado de las rutas coloniales con el interior y con el Perú), cuenta con un centro histórico pequeño pero de interés, varios fuertes y algunos monumentos del periodo republicano.

Santa Marta es un polo de actividad turística rodeada de tres grandes Parques Naturales; la Isla de Salamanca, al Sudoeste; el Parque de la Sierra Nevada, al Sur-oriente; y el Parque Tayrona, al Nordeste con muchos núcleos vacacionales periféricos, un poco a la manera de Río de Janeiro (con la cual tiene, proporciones guardadas, bastantes otras analogías de espacialidad).

Una vieja rivalidad anima la emulación turística entre Santa Marta y Cartagena, pero es claro que a cambio de la monumentalidad y riqueza urbanística que abunda en la segunda de las dos, Santa Marta cuenta con atractivos naturales y algunas reliquias arqueológicas que le dan una clara ventaja en esos campos; excelentes playas, mejor calidad de arenas, clima mas benigno, paisajes formidables contrastes, comunidades indígenas de fuerte personalidad, la Sierra Nevada y el tesoro de “Pueblito” y “Ciudad Perdida”, dos ciudades precolombinas del mayor interés.

El “Rodadero”, ya más cerca de Santa Marta (13 Kilómetros), donde está la mayor concentración hotelera, frente a una ensenada muy pintoresca y una playa excepcionalmente ancha, pero menos limpia que la de Pozos Colorados.  El entorno es montañoso y desértico.

El Parque Tayrona, inmediatamente después de Taganga (carretera en dirección a Riohacha), con una extensión de 15.000 hectáreas, de la cual visitables los sectores de Concha y Neguanje (dos grandes ensenadas, con magníficas playa sin servicios, a las que se llega por sendas carreteras de acceso; el centro arqueológico de “Pueblito”, por camino de a pié -unas cinco horas el viaje redondo-, donde es posible apreciar una de las pocas ciudades tayrona construidas en una hondonada de relleno artificial, a diferencia de las ciudades más altas, todas en filos de ladera, conformando un sistema de dominio visual y caminos controlados; y el sector norte Cañaveral-Arrecifes, la entrada más septentrional (a bohíos a imitación de los koguis, para seis o más personas, con baño), zona de camping y restaurantes, en un lugar de impresionante belleza, cómodo y a muy bajos precios.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad