Para generar empleo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-24 05:00:00

Para generar empleo

La estructura b√°sica del contrato de trabajo en Colombia viene de 1950 y se mantiene inalterable a pesar de que las circunstancias sociales han evolucionado.
Para generar empleo

En 1950 √©ramos un pa√≠s rural, sin tecnolog√≠a, mucho m√°s atrasado de lo que hoy podemos ser. En ese entonces las relaciones sociales continuaban manej√°ndose desde los p√ļlpitos, con un nivel educativo bajo y una tasa de mortalidad alta, es decir, un pa√≠s diferente al actual.

En materia laboral, la relación empleador-empleado partía de un modelo donde aquél era considerado como el amo y éste como el esclavo, absolutamente sometido al imperio de la voluntad omnímoda del primero.

Hoy la relación laboral se da sobre el respeto recíproco, regulada por unas disposiciones de trato fundamentadas en los derechos humanos, poniéndose las partes, si no en un plano de igualdad, sí por lo menos en una posición horizontal en donde lo que le falte al trabajador se lo da la normatividad a través de procedimientos como la tutela, originándose así una igualdad social relativa y por sobre todo, posible.

Por eso, mantener como el elemento diferenciador del contrato de trabajo la subordinación, con el mismo criterio de su normación original, resulta fuera de contexto y lejos de favorecer la generación de empleo, la desestimula total y absolutamente, convirtiéndose en uno de los factores de la crisis laboral que agobia a la nación.

Una mayor liberalidad en la contratación laboral, dándole prelación al imperio de la voluntad de las partes y respetando el esquema general de la seguridad social, generaría muchas más posibilidades de creación de nuevos empleos, pues en el modelo actual, la generación de puestos de trabajo es casi un suicidio, por lo que la mejor alternativa es evitarla.

Es más, la simple liberalización en la duración del contrato de trabajo -aunque a ello le tengamos que llamar la precarización del modelo- daría más resultados que el proteccionismo a ultranza que defiende el derecho del trabajo y no el derecho al trabajo, pues se adecuará mejor a la temporalidad del mundo de hoy y facilitará los ensayos de crecimiento sin ataduras desestimulantes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad