Publicidad
Mié Mayo 24 2017
23ºC
Actualizado 09:12 am

Colombia, una chistocracia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-25 05:00:00

Colombia, una chistocracia

Uno de los pilares de nuestra democracia, reza la letra muerta de la cartilla política, es la independencia de los poderes que la constituyen: ejecutivo, legislativo y judicial. La cuestión, sin embargo, no es así. Decir que el legislativo es autónomo, es una mentira igual a sostener y celebrar, como se hizo el lunes, que somos independientes, libres y soberanos, cuando los españoles ahora nos roban la plata porque el oro se lo llevaron hace doscientos años o cuando vemos que Uribe no hace más que arrodillarse ante el embajador Brownfield y ofrecerle nuestra tierrita para que ellos, los gringos, instalen aquí sus bases militares.
Colombia, una chistocracia

Si hay independencia de poderes, ¿por qué el uribismo está de luto al perder sus candidatos en las mesas directivas del Congreso? ¿Por qué aseguran los uribistas que la reelección del Presidente está muerta? ¿Por qué el presidente de la “U” –que no es Camacho sino Restrepo- pide la cabeza de Valencia Cossio, acusándolo de haberse dejado tumbar por la oposición?

Es tan obvio y ya tan normal para todos que el ejecutivo absorbió al legislativo, que los mismos congresistas, en lugar de celebrar su independencia este 20 de julio, salieron a llorar porque ahora son libres, porque el Congreso no le caminó a las imposiciones de Uribe. ¿O lloran porque, seguramente, esto les significa una notable merma en sus ingresos o la pérdida de alguna Notaría o del Consulado en los países a donde van a pasar sus vacaciones a costillas nuestras?

Es una pena esta “chistocracia” colombiana. Da vergüenza ajena ver a los legisladores gritar, chillar y patalear porque son ellos y no Uribe –por interpuesta persona- quienes mandan en el Senado y en la Cámara. Da tristeza pensar que después de siete años de “legislar” a punta de razones que les llegaban desde Palacio, ahora les tocará estudiar y trabajar, lo que puede llegar a producirles mucho estrés y hasta problemas de desnutrición, pues perderán los desayunos con “Varito”.

Ojalá la Virgen del Perpetuo Socorro o la del eterno San Gil, nos colaboren esta vez y permitan que esa independencia legislativa perdure y no sea flor de un día. Ojalá que los nuevos dignatarios del Congreso entiendan su responsabilidad y la ejerzan cabalmente y no pase, como suele suceder, que se trate del viejo truco de hacerse los difíciles para recibir una tajada mayor, una notaría de más caché, a cambio de cuadrar una nueva reelección. Ojalá sea así pero lo dudo porque Colombia es una “chistocracia”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad