La mordaza de Correa | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-07-26 05:00:00

La mordaza de Correa

Entre los s√≠ntomas que mejor revelan el p√©simo estado de salud de un gobierno puesto en la picota p√ļblica, nada m√°s representativo que su desespero frente a ese enemigo en que se convierte la prensa independiente.
La mordaza de Correa

Es entonces cuando los funcionarios medios exageran en el uso del poder residual de que los dotan sus superiores y las consecuencias de la brutalidad no se hacen esperar.  

Ah√≠ est√° el caso de Ecuador. En d√≠as pasados dos medios de comunicaci√≥n, el diario El Comercio y la revista Vanguardia, han sentido los zarpazos de oscuros atentados que han puesto en serio riesgo la integridad de periodistas poco o nada afectos a Rafael Correa. M√°s all√° de que uno de ellos sea un colega colombiano, Jos√© Hern√°ndez, no hay peor se√Īal sobre lo que vive el vecino pa√≠s. En Vanguardia, donde Jos√© ejerce como director, varios encapuchados ingresaron a las oficinas y se llevaron cinco equipos de computaci√≥n en los que se guardaba informaci√≥n, no importa de qu√© tipo, privada. Los asaltantes obraron a sus anchas, sin que un puesto policial muy cercano reaccionara.

Lo que vino apenas cinco días después se puede considerar como algo más que una simple casualidad: otros, o quién sabe si los mismos sujetos, le cayeron encima al director comercial de la revista, José Luis Estrada, y a un vigilante. Luego de inmovilizarlos y amedrentarlos, se llevaron el maletín personal de Estrada, incluidos sus documentos.

Y lo de El Comercio fue una celada a una reportera y a un fotógrafo en los predios de una universidad local. Un grupo de militantes de un grupo político cercano al gobierno agredió con gas pimienta a los periodistas y los despojó de los equipos que portaban.

El objetivo de ese tipo de incursiones, en cualquier lugar del mundo, ya lo conocemos los periodistas: meternos miedo. Es el primer aviso. Después, casi siempre, vienen cosas peores, no exentas de sangre y calumnias.

¬†¬ŅEn qu√© han coincidido en los √ļltimos meses Vanguardia y El Comercio? En denunciar, por ejemplo, la s√ļbita prosperidad de Fabricio Correa, convertido en el rey Midas ecuatoriano a punta de contrataci√≥n estatal, ¬°oh casualidad!, en medio del mandato de su hermano Rafael, el Presidente.

Tambi√©n han dicho, como otros medios y analistas, que el futuro de Ecuador est√° cada vez m√°s comprometido si Correa insiste en seguir haci√©ndole mandados aHugo Ch√°vez. Y en una de sus √ļltimas ediciones, Vanguardia concluy√≥ que la actual situaci√≥n de Honduras es una derrota para ambos. Claro est√°, eso dicho en estos tiempos de intemperancia no s√≥lo duele, sino que genera reacciones.

El ministro del Interior, Gustavo Jalkh, y el secretario de Comunicación de la Presidencia, Fernando Alvarado, han salido con un comunicado de esos que se desempolvan en todas partes cuando se habla de atentados a la libertad de prensa.

¬ďSolidaridad y respaldo¬Ē, discursearon. Correa no. √Čl tiene la desfachatez de exigir ¬ďm√°s responsabilidad¬Ē a los medios. Esa misma que √©l no ha sacado a relucir para garantizar la libertad de prensa. Lo de siempre: los p√°jaros tir√°ndoles a las escopetas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad